La nube privada en la empresa

Noviembre 2016



El lanzamiento de tres ofertas de nube privada por Amazon, VeePee y EMC marcaron noticia en "cloud computing" (computación en nube). Este tipo de servicios, pensado para ofrecer a las empresas un mejor control de sus recursos informáticos y un acceso privilegiado a sus aplicaciones alojadas, figura actualmente en la agenda de los DSI. La nube privada locativa permite una mayor modularidad y conformidad con las reglas de gobernabilidad de sistemas de información y contacto privilegiado con el prestador de servicios. Este tipo de arquitectura computacional seduce por su flexibilidad y su carácter evolutivo.


La nube privada

¿Qué es la nube privada?


La nube privada (interna o privativa) se define como la instalación de una red informática propietaria o un centro de procesamiento de datos que abastece de servicios alojados por un número limitado de usuarios. Concretamente, las aplicaciones virtualizadas "privadas" sean administradas directamente por la empresa (que administra sólo su infraestructura), o sean mutualizadas (un prestador de servicios de confianza se encarga de una parte de los servicios externalizados). Este modelo fue creado para aportar las ventajas del cloud computing "público" (por ejemplo: disminución de costos vinculados a la virtualización de las aplicaciones en el caso de una infraestructura compartida) sin presentar los inconvenientes, poniendo énfasis en la seguridad de los datos, en el respeto de la gobernabilidad de sistemas de información y en la fiabilidad de los servicios proporcionados. Las aplicaciones o infraestructuras alojadas quedan disponibles en "autoservicio", son evolutivas y modulables gracias a la proximidad entre la empresa y su prestador de servicios.

Una solución adoptada por los responsables informáticos


Según la encuesta titulada "Cloud Computing en Francia" publicada por consultora Pierre Audoin Consultants, la nube privada actualmente es el modelo privilegiado por los DSI (directores de sistemas de información). De un total de 200 responsables informáticos, el 71 % prefiere invertir en una nube de tipo privado, un 13 % prefiere invertir a favor de una infraestructura híbrida y solamente el 7 % prefiere invertir en una nube pública. Una adopción que tiene sentido si se considera que los DSI son los responsables de los proyectos de cloud computing en las empresas (67 %), adelantando su dirección general en este tipo de decisión (18 %).

El calendario de la puesta en ejecución de este tipo de infraestructura está sometido a varios factores exteriores (por ejemplo: capacidad de financiación), hay pues una diferencia entra la voluntad expresada por el DSI y la instalación efectiva de las soluciones nube (incluido nube privada) en la empresa.

Las aplicaciones y las infraestructuras concernidas


Por ahora, los proyectos de cloud computing en la empresa todavía conciernen minoritariamente los paquetes de programas (ERP / CRM) y las soluciones "Business Intelligence" (Inteligencia empresarial). Se concentran en la mensajería de la empresa (54 %), las aplicaciones de finanzas y contabilidad, los recursos humanos, el almacenamiento, las herramientas colaborativas y las bases de datos y los servidores.

Tres ventajas propias del modelo privativo


En términos operacionales, una de las principales ventajas de la nube privada, citado por el estudio realizado por Syntec, proveedor de consejos y servicios informáticos (" el libro blanco de Cloud Computing "), reside en la capacidad de apertura de este tipo de infraestructura, la empresa puede compartir sus aplicaciones con los colaboradores de la empresa como los proveedores, las consultorías y los prestadores de servicio.

Otra ventaja del modelo privativo es el mejor respeto de las reglas de la gobernabilidad de los sistemas de información, especialmente en cuanto a la política de confidencialidad, una característica revelada durante la conferencia "AlwaysOn OnDemand" que tuvo lugar en Palo Alto en California. Para Juan Weinschenk, director de Cenzic, editor de soluciones de seguridad de servicios alojados, el futuro de las ofertas SaaS a las empresas se encuentra en "la nube privada y semiprivada, que son sistemas cerrados en los cuales los parámetros de seguridad y las garantías de servicios son conocidos".

Otra ventaja es el lugar de alojamiento de los datos y aplicaciones de la empresa que es necesariamente conocido por la empresa (en las cercanías), una característica que evita los problemas jurídicos que aparecen cuando los servidores del prestador de servicio se encuentran en otro país (cuales derechos se aplican en caso de problema).

Tres particularidades de la nube privada que se añaden a los beneficios conocidos de la nube pública: reducción de los plazos de despliegue, flexibilidad (instalación de módulos ad hoc), consumo a pedido y mejor control de los costos (aunque la inversión inicial es más importante para la empresa en el caso de nube privada) y ahorros de energía.

El problema de la reversibilidad
Además de los problemas a menudo evocados (seguridad, disponibilidad), uno de los signos de interrogación concierne a la reversibilidad. Este problema aparece cuando los proveedores de servicios aplican normas, estándares y herramientas poco conocidos que pueden volver a las empresas "cautivas" de la tecnología utilizada. Un problema de transparencia al cual las empresas deben estar particularmente atentas.

Las nuevas ofertas de la nube privada


Existen tres nuevas ofertas:

- VeePee y la computación en nube privada externalizada
Esta oferta responde a las necesidades de planes de retoma de actividad de las empresas: VeePee pone a disposición dos centros de procesamientos de datos que permiten a sus clientes mutualizar sus costos de infraestructura mediante un espacio reservado al almacenamiento de los datos, y disponibles bajo dos formas: alta disponibilidad y muy alta disponibilidad.

- Amazon y la nube virtual privada
La oferta de la nube virtual privada permite a las grandes empresas conectar sus centros de procesamientos de datos a los recursos de "cloud computing" de Amazon mediante un enlace de red privada virtual. Tienen la posibilidad de desplazar sus aplicaciones (mensajería, herramientas financieras, aplicaciones CRM) en la nube Amazon sin perder el control de sus datos.

- EMC y Vplex
Esta solución de virtualización de EMC permite a una empresa tener una visión unificada y virtualizada de su almacenamiento en la escala de uno o varios centros de procesamientos de datos separados por una distancia máxima de 100 km. De esta manera puede unir sus recursos de almacenamiento geográficamente distantes en un solo espacio virtual.



Consulta también :
El documento «La nube privada en la empresa» de CCM (es.ccm.net) se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo siempre y cuando respetes las condiciones de dicha licencia y des crédito a CCM.