Alexa: qué es, cómo funciona, cuánto cuesta, configuración

Alexa: qué es, cómo funciona, cuánto cuesta, configuración

Los asistentes de voz inteligentes llegaron hace unos años y cada vez forman parte más habitual de nuestra vida cotidiana: Siri de Apple, Cortana de Microsoft, Google Assistant de Google... y Alexa de Amazon. Te explicamos todo sobre este asistente, uno de los más versátiles del mercado.

¿Qué es Alexa?

Este asistente virtual se encuentra en dispositivos inteligentes creados por la compañía de Bezos, principalmente en sus altavoces (Echo), pero también en otros aparatos conectados, como pulseras o auriculares. Su rol es fundamental a la hora de manejar los dispositivos conectados del hogar, y sus prestaciones siguen aumentando año tras año y son cada vez más sofisticadas. De hecho, en Estados Unidos van a empezar a ofrecer teleasistencia sanitaria, de forma que los usuarios puedan obtener un primer diagnóstico medico sin la intermediación de profesionales de la salud.

En efecto, Alexa recibirá tu voz, la procesará y te ayudará en multitud de tareas cotidianas, desde poner música hasta buscar direcciones o permitirte interactuar con productos Amazon y de terceras marcas. Como decimos, detrás de este servicio hay un algoritmo inteligente que, por un lado, aprende a reconocer tu voz y por otro, interpreta las palabras para comprender cualquier petición que puedas hacerle, y va mejorando su capacidad de comprensión cuánto más lo uses.

Al igual que con otros asistentes de voz, para activarlo basta con que digas en voz alta su nombre y, a continuación, formules tu pregunta u orden. Por ejemplo: "Alexa, ¿dónde se encuentra el supermercado más cercano?" o "Alexa, sube el volumen de esta canción". Por cierto, si lo deseas, puedes cambiarle el nombre (a Amazon o Echo), ya sea porque te resulte más fácil de pronunciar, alguien en tu vivienda se llama Alexa o se trate del nombre de una antigua novia que prefieres olvidar.

Qué es Alexa de Amazon
© Amazon

¿Qué puedes hacer con Alexa?

Mucha gente que nunca ha usado un asistente de voz cree que sirven para poco más que escuchar música, pero nada más lejos de la realidad. Como te explicábamos, Alexa emplea el conocimiento y la información presente en la red para interpretar lo que necesitas saber y darte la ayuda que requieres en todo momento y situación. A continuación te ofrecemos una lista (no exhaustiva) de todo lo que puedes hacer con este asistente:

  • Organizar tu agenda: al decirle "Alexa, buenos días", te proporcionará información sobre las actividades que tengas previstas en tu calendario, ya que desde este servicio puedes añadir, modificar y eliminar eventos, reuniones, encuentros, etc., a conveniencia. Asimismo, es posible gestionar tus alarmas, incluir recordatorios, usar su temporizador, añadir listas de tareas o de cualquier otro tipo…
  • Mantenerte actualizado: pregúntale por el parte meteorológico en tu ciudad (o cualquier otra), las noticias del día o los últimos resultados deportivos. También puedes pedirle que ponga la radio, que te diga la hora o que te lea tu horóscopo.
  • Hacer tus compras: Alexa te permite hacer compras de productos específicos online, consultar precios, crear listas de deseos...
  • Buscar localizaciones: el asistente de Amazon es capaz de indicarte dónde se encuentran el supermercado o el hospital más cercanos, decirte los horarios de apertura y cierre de locales comerciales, recomendarte los establecimientos más populares, etc.
  • Obtener información general: podrás hacerle preguntas sobre ciencia, literatura, matemáticas, historia y cualquier tema de cultura general que se te ocurra, pero también informarte sobre los próximos días feriados en tu país o cómo se encuentra el cambio de divisa, entre otras informaciones útiles.
  • Disfrutar de música y servicios de audio: con Alexa podrás manejar tus listas de reproducción (avanzar, retroceder, repetir, subir o bajar el volumen…) tanto de música como de podcasts o audiolibros. También es posible pedirle canciones o géneros concretos y preguntar por la autoría o el título de canciones concretas.
  • Pedirle que realice por ti acciones prácticas y controlar los dispositivos conectados de tu hogar: llamar a un amigo, mandar mensajes, utilizar aparatos como el Amazon Fire Stick, el termostato, la nevera, etc. Realmente es como tener a un asistente humano que hace en tu nombre las gestiones que necesites.
  • Más allá de sus funciones prácticas, Alexa también puede servir para entretenerte y divertirte, o eso han pensado sus creadores, que han añadido numerosos comandos ocultos para hacerte pasar un buen rato. En el siguiente artículo puedes ver cómo funciona el modo Súper Alexa y otros modos especiales.

¿Qué precio tiene Alexa?

Alexa es un asistente de voz virtual. Por ello, necesariamente va ligado a un dispositivo físico, que es el que te permitirá usar el servicio. Generalmente, estos son los altavoces inteligentes Echo de Amazon, aunque también puede Alexa estar presente en otros dispositivos como el Fire TV Stick, que convierte tu televisor en una Smart TV, e incluso es posible usarla como asistente en tu teléfono móvil.

Centrándonos en Echo, que es el dispositivo en el que se emplea Alexa de manera más habitual, actualmente, Amazon tiene a la venta muy distintos modelos y generaciones de estos altavoces: Echo Dot, Echo Spot, Echo Show, Echo Studio, Echo Flex… Entre ellos, encontrarás dispositivos más pequeños y portátiles o más grandes y con más funciones; también los encontrarás con o sin pantalla, de forma redondeada, rectangulares, capaces de conectarse a cualquier enchufe de la casa: la oferta es muy amplia. Los tienes a partir de 30 euros (como el Echo Dot de 3ª generación) y a partir de 249 euros en el caso de Echo Show 15 de última generación, el más avanzado de los altoparlantes Echo.

Amazon Echo Show
© Amazon

¿Cómo configurar Alexa?

Usar Alexa es muy sencillo. Para empezar a utilizar este asistente, en primer lugar deberás bajarte su aplicación móvil (disponible tanto para Android como para iOS). Una vez la tengas descargada e instalada, podrás ir configurando el o los dispositivos compatibles que poseas para disponer de sus funciones mediante comandos de voz dirigidos a Alexa. Por último, deberás hacerte una cuenta en Amazon si aún no la tienes, ya que toda la información que intercambies con el asistente de voz quedará almacenada en ese perfil específico.

¿Cómo utilizar Alexa?

Una vez tengas configurados los dispositivos en los que utilizarás este asistente de voz, podrás empezar a usarlo. Para ello, simplemente debes pronunciar su nombre y, a continuación, enunciar el comando correspondiente a tu necesidad o demanda. Recuerda que si lo deseas, puedes cambiar el nombre de activación (Alexa), por Echo o Amazon.

Alexa funciona con inteligencia artificial y cuanto más lo uses, mejor entenderá tanto tu forma de pronunciar como el contexto (geográfico, temporal, etc.), desde el que te diriges a ella. No obstante, cuando pidas cosas al asistente, trata de hacerlo de forma concreta y precisa para que comprenda claramente cómo puede ayudarte. Formula las preguntas con expresiones simples y sin usar juegos de palabras para obtener mejores resultados.

¿Es Alexa mejor que otros asistentes de voz como Siri o Google Assistant?

Los asistentes de voz inteligentes están cada vez más presentes en la vida cotidiana, y algunos llevan bastantes años en el mercado, como es el caso de la veterana Siri de Apple. Las mejoras en cuanto a prestaciones, dispositivos empleados para usarlos, etc., son evidentes. Sin embargo, sigue habiendo importantes diferencias entre unos y otros, haciendo que destaquen por distintos motivos.

En el caso de Alexa, uno de los servicios más recientes comparativamente hablando, su ventaja diferencial es su altísima compatibilidad con distintos fabricantes de dispositivos conectados, lo que la convierte en la alternativa óptima en cuanto a integración del hogar.

El asistente de Amazon es compatible con cerca de 30.000 modelos de aparatos de 4.500 marcas distintas, pero además, tal y como señalan en su web, gracias a sus herramientas para desarrolladores, actualmente se puede conectar "prácticamente cualquier dispositivo a Alexa, desde luces y termostatos hasta cafeteras y cámaras" y, de hecho, ofrece recursos en línea para adaptar nuevos dispositivos a quienes tienen conocimientos de programación.

Por el contrario, si hablamos de desventajas, es cierto que la inteligencia artificial empleada por Alexa por el momento no es tan buena como la de Google Assistant o Siri por lo que las respuestas no son tan precisas como los otros asistentes. Pero en el cómputo global, se trata de un excelente asistente de voz que además mejora cada día sus funciones y está disponible en multitud de dispositivos inteligentes.