NFT: qué son, para qué sirven, cómo funcionan, cómo comprar

NFT: qué son, para qué sirven, cómo funcionan, cómo comprar

¿Qué tienen en común una obra de arte vendida por 69 millones de dólares y el primer tuit del CEO de Twitter, Jack Dorsey, vendido por 2,9 millones? Ambos son NFT. ¿Y qué es un NFT? Aquí te explicamos qué son, por qué la gente los compra, cuánto valen y todo lo que necesitas saber sobre ellos.

¿Qué es un NFT?

Podemos decir que un NFT (Non Fungible Token, por sus siglas en inglés o Token No Fungible, en español) es un bien de inversión, un activo criptográfico coleccionable, único y no replicable.

¿Y qué quiere decir 'no fungible'? En el sistema jurídico, que también aplica al mundo de las criptodivisas, se considera que existen dos tipos de bienes: fungibles y no fungibles. El 'fungible' es un bien divisible en unidades que se pueden intercambiar por otros de valor equivalente y que además puede consumirse. Por ejemplo, el dinero.

Por el contrario, un bien o token (en el caso de los NFT) 'no fungible' es aquel que no es sustituible ni se consume al "utilizarse". Sus propiedades únicas evitan que sea intercambiable por otra cosa equivalente. Un ejemplo de ello puede ser una pieza arqueológica o una composición musical.

Principales características

Con base en lo que te acabamos de explicar, puede decirse que los NFT son:

  • Únicos: gracias a su metadata, verás su autenticidad y singularidad, que lo caracteriza y distingue de otros.
  • Indivisibles: a diferencia de las criptomonedas, de las que sí se pueden comprar "partes" proporcionales al cambio, en el caso de los NFT únicamente se puede adquirir la unidad completa.
  • Transferibles: tienen la capacidad de cambiar de propietario.
  • Exclusivos y con capacidad de probar su escasez: además de ser únicos e indivisibles, son raros, escasean y cada uno de ellos solo puede ser definido en la red 'blockchain' una sola vez.

¿Cómo funcionan y cómo se crean los NFT?

Los NFT funcionan, al igual que las criptomonedas ordinarias, por medio de la tecnología 'blockchain' (cadena de bloques). Las transacciones efectuadas con este bien de inversión están estructuradas como registros individuales, bloques o nodos vinculados entre sí en una sola cadena y encriptados. Por su diseño, una cadena de bloques es resistente a la modificación de sus datos: una vez registrados, los datos de un bloque determinado no pueden modificarse retroactivamente sin modificar todos los bloques posteriores. Todo ello garantiza que la operación sea extremadamente segura.

Por último, debes saber que la mayoría de NFT se operan empleando los estándares de la plataforma digital de blockchain Ethereum, una tecnología popular entre los inversores en criptodivisas que ofrece facilidad de uso y tranquilidad.

Creación de NFTs

Como ya te habrás dado cuenta, los NFT son, básicamente, digitalizaciones de cualquier creación artística. Pongamos que quieres crear un NFT a partir de un cuadro que has pintado. Si quieres 'tokenizarlo' o convertirlo en un NFT, deberás digitalizarlo y asignarle, mediante un 'smart contract' o contrato inteligente, un certificado de autenticidad en el que aparecerán insertos metadatos imposibles de borrar, como el nombre del autor, el valor inicialmente fijado para el token, los distintos tipos de operaciones que puedes realizar con él y las transacciones realizadas. Todo ello lo podrás hacer gracias a una de las plataformas especializadas que te explicamos más abajo.
 

¿Qué ejemplos de NFT existen y cuáles son los más caros o raros?

Como te decíamos, toda creación es susceptible de ser 'tokenizada', desde obras de arte plásticas y audiovisuales, a videojuegos, tuits, GIFs o memes. Las posibilidades parecen infinitas: hasta ahora se han subastado desde contratos de estrellas del basket, a documentales, canciones, elementos presentes en videojuegos, como armas o escenarios, y mucho más. En realidad, cualquier activo digital puede ser vendido o comprado como NFT, en muchos casos por precios exorbitantes.

Ejemplos recientes de NFT son el primer tuit lanzado por el CEO de Twitter, Jack Dorsey, asimismo el primer tweet de la historia, que fue vendido por 2,9 millones de dólares:

Primer tuit de la historia
© Jack Dorsey

Por otro lado, el récord actual lo ostenta el "Everdays: The First 5000 Days", adquirido por la increíble cifra de 69 millones de dólares. Se trata de una imagen JPEG del artista conocido como Beeple, un collage que reúne 5.000 de sus trabajos anteriores.

Y hay numerosos ejemplos de NFT más raros si cabe: Cyber Eau De Parfum, de Look Labs, es la primer fragancia tokenizada, mientras que Ether Rock es una colección de 100 piedras o rocas NFT; una de ellas fue adquirida por el fundador de la plataforma de criptomonedas TRON, Justin Sun, por medio millón de dólares. ¿Más ejemplos extraños? Para burlarse de la fiebre por los NFT, el director de cine Alex Ramírez-Mallis empezó a vender flatulencias digitales y llegó a vender algunas hasta por 85 dólares la unidad.

Cuánto vale realmente un NFT

Como has podido ver, los NFT no tienen un valor intrínseco real, solo valen lo que alguien esté dispuesto a pagar por ellos. Si alguien decide pagar 2,9 millones de dólares para poseer el primer tuit, esa es su decisión. Sin duda, será interesante observar la tendencia NFT en los próximos meses y años, para ver cómo continúan evolucionando.

¿Cómo vender, comprar, invertir y guardar NFT?

Aunque no existe un mercado regulado de NFT, en la actualidad la inversión en este tipo de activo depende totalmente de la experiencia de los inversores. Lo que sí existen son plataformas en las que operar con este bien digital.

Plataformas para vender y comprar NFT

Al igual que la compra y venta de artes físicas, la comercialización de NFT se da en galerías virtuales especializadas en este tipo de contenidos. Entre las principales, destacamos:

  • OpenSea, probablemente la mayor plataforma de este tipo, que agrega ventas de otras plataformas, y donde es posible pujar por las artes ofrecidas y obtener el NFT si tu apuesta es la más alta.
  • Rariblemuy parecida a la de OpenSea, que destaca también por su fácil funcionamiento. Cobra un 2,5% al comprador y lo mismo al vendedor, llevándose un total 5% en comisiones por cada venta.
  • Mintable: mucho más modesta en tamaño por el momento, tiene la ventaja de que, frente a los dos marketplaces anteriores, es que no es necesario pagar tarifas de gas para subir un NFT.
  • Superrareespecializada en el coleccionismo de arte digital, de alguna forma aspira a convertirse en el Instagram de los NFT al permitir exhibir en un escaparate virtual tus obras adquiridas.
  • Hic et Nunc: es una plataforma muy interesante al utilizar un algoritmo diferente y menos contaminante al de las otras plataformas para garantizar la seguridad de las transacciones, y porque la creación de NFTs también es menor, lo que ha creado una comunidad de artistas alrededor que además se dan apoyo entre sí.

Carteras digitales para vender NFT

Si decides meterte de lleno en el mundo de los NFT, deberas almacenar en algún lado tus adquisiciones. En la actualidad, existen carteras o wallets digitales especializadas en estos tokens, entre las que destacan Enjin, Trust WalletAlpha Wallet y Metamask.

¿Arte, estafa o inversión perfecta? ¿Por qué la gente compra NFT?

Un NFT es una modalidad de inversión con el potencial de generar importantes ganancias para los inversores. Al fin y al cabo, es la trasposición al mundo digital del coleccionismo de arte físico: cualquiera puede comprar una copia de la Mona Lisa, sin embargo, solo una persona puede poseer la obra de arte original. Este es el mismo principio de las NFT: cualquiera puede descargar el GIF de Nyan Cat, pero solo una persona puede tener el archivo creado inicialmente por el artista.

Creación de un objeto de arte digital. Creación de un token no fungible para la venta en el mercado de NFT
© 123RF

Asimismo, ha probado ser una excelente alternativa de ingresos para los artistas: además del valor obtenido de la venta inicial del NFT, existen mecanismos para garantizar que el autor de la obra pueda obtener ganancias a largo plazo, como un porcentaje de todas las ventas futuras.

Dicho todo esto, no se puede obviar el lado oscuro de este mercado, del que muchos expertos ya están alertando. Por un lado, el hecho de que se trate de un mercado no regulado lo convierte en terreno abonado para estafas de todo tipo. Recientemente, la mayor plataforma de compraventa de NFT, OpenSea, advirtió hace poco de que más del 80% de los tokens allí creados eran "obras plagiadas, colecciones falsas y spam"

Por otro lado, como todos los mercados de inversión, el de los NFT se basa en la especulación, puede generar una gran volatilidad, y lo mismo es capaz de generar inmensas ganancias que hundirse si se crea una burbuja y esta finalmente explota. La pregunta es, ¿podemos hablar de una burbuja actualmente? Hay voces a favor y voces en contra, aunque para muestra de lo que podría ocurrir, un botón: ¿recuerdas que el primer tuit de la historia fue comprado por 2,9 millones de dólares? Su vendedor trató de revenderlo recientemente por 48,8 millones… al terminar la puja, la máxima apuesta por este histórico NFT fue de apenas 280 dólares.