Tu opinión

El juego sucio de Uber contra la competencia

Andrea Olea - 21 de marzo de 2019 - 10:00
El juego sucio de Uber contra la competencia
Las denuncias por prácticas desleales siguen creciendo.

(CCM) — Para convertirse en la mayor compañía de servicios VTC (vehículos de transporte con conductor), Uber ha recurrido a numerosas prácticas dudosas cuando no ilegales. La última polémica ha surgido por la revelación de un antiguo directivo de la empresa, que aseguró a la cadena estadounidense ABC News (en inglés) que Uber empleó en Australia un malware espía para captar choferes de las compañías rivales.

El programa, llamado Surfcam, le servía para hacerse con información de los empleados de la empresa GoCatch y reclutarlos con el fin de dejar sin plantilla a su competidor. Surfcam también habría sido utilizado en países asiáticos. Pero esta no es la única práctica desleal de Uber: la empresa Sidecar la denunció por poner precios extremadamente bajos para echarla del mercado y por orquestar una campaña de viajes falsos que se cancelaban en último minuto para dejar en mal lugar a su rival de cara a sus empleados.

Mientras, tanto Sidecar como Lyft, otra empresa VTC, vieron cómo la espera de sus clientes se alargaba inexplicablemente: una investigación de la CNN demostró que detrás se encontraba un programa malicioso, Hell, empleado por Uber. La compañía habría logrado incluso desactivar investigaciones en su contra en varios países detectando a posibles clientes que en realidad eran agentes gubernamentales y rechazando sus peticiones de servicio mediante el uso de otro software llamado Greyball.

Todos estos escándalos se produjeron bajo el mandato de Travis Kalanick, que abandonó la empresa presionado por los inversores cuando llovían acusaciones de acoso, discriminación racial y sexismo en la corporación. El nuevo CEO llegado en 2017, Dara Khosrowshahi, trata de mejorar desde entonces la malograda imagen de Uber.

Foto: © Alexey Boldin - Shutterstock.com
Deja tu comentario

Comentario

Comenta la respuesta de usuario anónimo