Por qué cada vez hacemos menos llamadas

Por qué cada vez hacemos menos llamadas
La mensajería instantánea ha ocupado el lugar de las llamadas, según un estudio de Pew Research.

(CCM) — La creciente impresión que se tiene al caminar por la calle o esperar en el andén del metro de que todo el mundo está mirando a la pantalla de su teléfono móvil responde a una realidad: los adolescentes de EE. UU. prefieren en un 80% las aplicaciones de mensajería instantánea frente a las llamadas, según un reciente sondeo elaborado por el centro Pew Research. Pese a que se trata de un estudio sobre un colectivo muy concreto, este ilustra una realidad que puede aplicarse al conjunto de la población usuaria de celulares, y en mayor medida a las nuevas generaciones, señala el diario EL PAÍS.

Según los expertos, los smartphones son los principales responsables en este cambio en la manera de comunicarse, que ha virado hacia las conversaciones asíncronas, es decir, una persona envía un mensaje por medio de una aplicación de mensajería instantánea (ya sea WhatsApp, Telegram o Facebook Messenger, entre otros) y el receptor responde cuando lo estima conveniente. Se trata de un cambio de relevancia, hasta el punto de que una llamada puede considerarse como un gesto intrusivo. Y de ser necesario expresarse en voz alta, otro hábito se ha extendido: el envío de mensajes de audio.

Además, según apuntan los especialistas, el uso generalizado del celular no solo está cambiando la manera de comunicarse a distancia (las llamadas para felicitar el Año Nuevo o un cumpleaños han dado paso a un mensaje de WhatsApp), sino que también modifican la manera de interactuar de manera presencial con otras personas: algunos estudios demuestran que, por ejemplo, los interlocutores tienden a mantener conversaciones más superficiales cuando hay un celular sobre la mesa, al aumentar la probabilidad de ser interrumpidos o simplemente por estar atentos a lo que ocurra en la pantalla.

Foto: © iStock.