Proyecto: unir Tokio y Londres con fibra óptica

Una compañía canadiense instalará un cable de fibra óptica de más de 15.000 kilómetros para unir los centros financieros de Tokio y Londres.

Mientras algunos países viven su "guerra" de la fibra óptica, las regiones más remotas del planeta no pueden ni soñar con ella. Hasta ahora. La empresa canadiense Artic Fibre ha puesto en marcha un proyecto para unir con un cable de fibra óptica dos de los principales centros de negocios del mundo: Tokio (Japón) y Londres (Reino Unido) del que también se beneficiarán las regiones árticas que atravesará, destaca El Mundo.

Esta iniciativa, que comenzó en mayo del año pasado, pretende desplegar un cable submarino de 15.600 kilómetros de longitud que atravesará los océanos Pacífico, Ártico y Atlántico a través del paso del Noroeste que conecta Asia con Europa por el mar. Este hilo utilizará 100 gigabits de longitud de onda para ofrecer unas velocidades de hasta 24 terabits por segundo, y reducirá en 24 milisegundos el tiempo que la información necesita para ir de una capital a la otra. Tendrá un coste de 850 millones de dólares (712 millones de euros) y se espera que la construcción comience a finales de este año y esté terminada un año después.

Gracias a este cable, unas 100.000 personas de Alaska (Estados Unidos) y Canadá podrán acceder a conexiones de banda ancha de calidad, algo hasta ahora imposible por las características del entorno y la dispersión de las poblaciones.

Foto: © Creative Commons - Flickr: Pelo Pantón.