El fulgurante éxito de una artista en 3D

Un holograma y las canciones de una voz artificial se han convertido en el fenómeno musical del año de Japón: la artista virtual Hatsune Miku.

Ha alcanzado los puestos más altos en las listas de ventas, atesora 2,3 millones de seguidores en Facebook y Lady Gaga la quiere como telonera para sus conciertos. Esto no tendría nada de particular si no fuera porque la artista en cuestión, Hatsune Miku, no existe: es la recreación en 3D de un personaje de estética manga cuya voz se genera a través de un sintetizador. A sus fans no parece molestarles que Hatsune no sea más que un holograma y la artista japonesa ya prepara la conquista del resto del mundo.

Quizá la base de este éxito resida en que, pese a tratarse de un producto de ficción, sus responsables se han encargado de crear una historia en torno al personaje. Mide 1,58, pesa 43 kilos y tiene 16 años, los mismos con los que nació el 31 de agosto de 2007 y los mismos que, previsiblemente, tendrá cuando su voz se extinga. Su melena azul turquesa peinada en dos coletas es la seña de identidad de esta artista cuyo nombre significa "primer sonido del futuro", informa El País.

Su objetivo inicial, sin embargo, no era conquistar el panorama musical. Nació como un programa de voz artificial para que los usuarios pudieran crear sus propias canciones. Para promocionar la aplicación, la compañía Crypton Future Media creó a esta artista cuyos éxitos hoy se antojan imbatibles.

Y es que si algo empieza a parecer seguro es que cualquier producto 3D o en forma de holograma llegará a lo más alto gracias a unos consumidores ávidos de convertir lo sintético en el producto más realista posible.

Foto: © Creative Commons - Flickr: VeRTeXR.