Tu opinión

Una superordenador estudia la actividad sísmica en México


Unos socorristas y voluntarios mexicanos trabajan durante el terremoto de 1985

Unos socorristas y voluntarios mexicanos trabajan en la 'Zona Rosa' de la Ciudad de México el 19 de septiembre de 1985, después de un terremoto que devastó la región.

Unos científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México usan un superordenador de alto rendimiento denominada 'Horus' para estudiar la sismicidad en México, escenario de terremotos que han causado miles de muertos, informaron el miércoles.

"Se trata de una máquina única en su tipo que se compone de un conjunto de servidores de alto rendimiento conectados a una red de alta velocidad", explicó a la prensa Vlad Manea, experto en estudios geofísicos a tráves de ordenadores del campo de esa universidad en Querétaro (centro).

'Horus' es un superordenadores que suma la capacidad de 228 procesadores en línea que trabajando juntos alcanzan una memoria RAM de 700 gigabytes (frente a unos 4 GB de un ordenador personal de alto desempeño).

Gracias a su alta capacidad, 'Horus' es capaz de trazar rápidamente modelos matemáticos que reproducen el comportamiento de la superficie terrestre hasta unos 80 kilómetros bajo tierra.

"Queremos averiguar de dónde proviene el magma y cuál es la causa de la sismicidad profunda en México", señaló por su parte Marina Manea, directora del Laboratorio de Geodinámica Computacional de la UNAM, responsable del manejo de 'Horus'.

La capital mexicana y su zona metropolitana, con una población de más de 20 millones de habitantes, está ubicada en una región de frecuente sismicidad, en donde los terremotos han provocado impactantes tragedias.

En 1985, un sismo de magnitud 8,1 destruyó amplias zonas de la ciudad y dejó 6.000 muertos, según el balance oficial, aunque las cifras de organizaciones no gubernamentales y organismos de socorro llegaron a elevar la cifra de muertos hasta casi 30.000.

© 2011 AFP