1
Gracias

Unas palabras de agradecimiento nunca están de más.

Qué es Bitcoin


Bitcoin es una criptomoneda digital usada por millones de personas de todo el mundo para hacer compras a través de internet de forma segura y con un alto nivel de anonimato. Desde su creación en 2009 por la figura misteriosa de Satoshi Nakamoto, esta divisa electrónica ha causado un gran impacto en el mundo digital. Además de ser totalmente descentralizada (no está regulada por ningún gobierno o autoridad internacional) y controlada por los usuarios de internet, Bitcoin destaca por haber popularizado el modelo blockchain, un sistema de verificación pública de transacciones que evita fraudes y da solidez a esta criptomoneda.



Cómo funciona Bitcoin

Bitcoin, también llamado BTC, es un tipo de moneda electrónica diseñada para no ser controlada por ninguna autoridad, lo que la ha convertido en el objetivo de numerosas críticas por parte de quienes creen que debe haber una autoridad detrás de cada moneda. Al utilizar un sistema de bloques o blockchain, las transacciones que se realizan con Bitcoin quedan registradas y sincronizadas en los sistemas de todos sus usuarios, por lo que resulta prácticamente imposible atacar o engañar la estructura digital de Bitcoin, así como desvelar su algoritmo para cometer fraudes. El sistema blockchain ofrece tales ventajas de seguridad que incluso los bancos más grandes del mundo ya están desarrollando sus propios sistemas inspirados en esta tecnología.

Los usuarios de Bitcoin y otras criptomonedas (Ethereum, Litecoin, etcétera) utilizan monederos digitales, equipados con su propio encriptado. Existen distintos tipos de monedero, desde carteras móviles (aplicaciones para el teléfono) hasta carteras de hardware, es decir, dispositivos físicos creados solo para almacenar Bitcoins.

Los monederos disponen de una llave pública (algo así como un número de cuenta bancaria) y una llave privada, similar a una contraseña. Con estas dos llaves, los usuarios pueden hacer compras, recibir pagos o enviar Bitcoins a otros monederos digitales de manera rápida y sin límites geográficos. Para cambiar los Bitcoins por otras divisas, como euros, dólares o pesos mexicanos, existen casas de cambio y plataformas digitales, como Coinbase o LocalBitcoins.


Cómo ganar Bitcoins

En términos generales, existen tres formas de conseguir Bitcoins: comprarlos en el mercado, recibirlos a partir de transacciones (por ejemplo, haciendo un trabajo para un cliente o vendiendo en una tienda virtual) y a través de la extracción o minería.

Para comprar o vender Bitcoins, existen las casas de cambio o bolsas, en las que los usuarios se encuentran y realizan sus intercambios. Existen miles de plataformas de este tipo y en cada país los usuarios se declinan por unas u otras. Por ejemplo, en Estados Unidos las más populares son Coinbase, Bitfinex, Btstamp, Kraken y Gemini. Además de establecimientos virtuales, numerosas tiendas físicas (cafeterías, restaurantes, etcétera) aceptan Bitcoins como método de pago. Normalmente estos establecimientos cuentan con un cartel en la puerta indicando que aceptan Bitcoins.

También es posible obtener Bitcoins por transacción. Cualquier persona con Bitcoins puede enviar esta divisa a través de aplicaciones móviles o computadoras. El proceso es muy similar al intercambio electrónico de dinero por transferencia bancaria. Cada vez internet cuenta con más formas novedosas de ganar Bitcoins a través de transacciones, desde páginas para hacer encuestas virtuales hasta videojuegos que ofrecen recompensas en forma de Bitcoin.

La extracción o minería es un método que consiste en poner ordenadores u otros dispositivos al servicio del sistema blockchain de Bitcoin para que siga haciendo cálculos matemáticos y perfeccionando el algoritmo para asegurar las transacciones que se realizan. La minería es un elemento clave del sistema Bitcoin, ya que garantiza la seguridad y permite que crezca el número de Bitcoins en el mercado (con un límite máximo de 21 millones, por lo que cada vez resulta más costoso 'producir' un Bitcoin).

Al minar Bitcoins, el sistema entrega pequeñas sumas que se van acumulando, aunque este método implica consumir luz eléctrica, por lo que no en todos los lugares resulta rentable. Además, la extracción es un mercado competitivo donde los ingresos se dividen por el número de cálculos, por lo que la potencia del ordenador es clave.


Cómo usar Bitcoin

Al igual que una transacción digital estándar, una transacción de Bitcoins tiene tres partes: una entrada, un monto y una salida. La entrada contiene la información del remitente; el monto es cuántas monedas (o subpartes de moneda) son intercambiadas; y la salida contiene los datos del destinatario.

Enviar Bitcoins requiere dos cosas: una dirección Bitcoin (llave pública) y una llave privada que señale tu monedero. Al igual que con una cuenta bancaria, una dirección Bitcoin o llave pública contiene tanto letras como números. Estas series generadas de manera aleatoria son la información de tu cuenta. La llave privada también es una serie de números generada aleatoriamente y sirve para abrir la cuenta de usuario y retirar o depositar monedas.


Ventajas y desventajas de Bitcoin

A pesar del riesgo que supone tener una moneda que no está protegida ni autorizada por ningún gobierno (de hecho, tiene limitaciones o está prohibido en países como China, Bangladesh y Ecuador), Bitcoin y el resto de criptomonedas ofrecen varias ventajas en comparación con las divisas de curso legal:

Por un lado, se trata de una moneda fácil de usar, llevar e incluso enviar a destinos lejanos. A diferencia de otras divisas, los usuarios de Bitcoin pueden enviar esta divisa al otro lado de planeta en cuestión de segundos y sin limitaciones legales.

Por otro lado, Bitcoin permite hacer pagos de cualquier tamaño, sin cantidades mínimas o máximas autorizadas. También es posible dividir un Bitcoin por el número de partes que se desee (cien, mil, etcétera). Además, al no haber una autoridad que regule o decida sobre Bitcoin, la moneda está protegida de ciertas decisiones políticas que sí pueden afectar a otras divisas (como ampliar la masa monetaria, es decir, imprimir más euros, dólares o cualquier otra divisa, reduciendo así su valor). No obstante, cada vez más gobiernos tratan de implementar normas que afectan o limitan el uso de Bitcoins.

Por último, el sistema blockchain de Bitcoin ofrece más seguridad y privacidad a las transacciones. Además, se trata de una moneda que no se daña ni desaparece: su valor fluctúa en función de la oferta y demanda (de hecho, muchos usuarios solo usan Bitcoin con fines especulativos, y no para comprar o vender), pero esta criptomoneda no se elimina ni desaparece con el paso del tiempo.

Sin embargo, Bitcoin también representa algunas desventajas y puntos a considerar. En primer lugar, muchas personas piensan que los gobiernos deben tener la soberanía monetaria, un derecho al que escapa Bitcoin. Además, Bitcoin está asociado a la Darknet, es decir, el espacio oscuro de internet en el que numerosas organizaciones y personas aprovechan el anonimato de Bitcoin y de ciertas páginas web para vender armas o traficar con drogas e incluso seres humanos.

Por último, Bitcoin es una moneda cuyo uso, como el resto de monedas, debería ser el de facilitar intercambios; sin embargo, un amplio porcentaje de quienes tienen Bitcoins solo los usan con fines especulativos, por lo que el valor de Bitcoin sube y baja de manera brusca e imprevisible (volatilidad).
1
Gracias

Unas palabras de agradecimiento nunca están de más.

Haz una pregunta
Nuestros contenidos son redactados en colaboración con expertos del ámbito tecnológico bajo la dirección de Jean-François Pillou, fundador de CCM.net y director digital en el Grupo Figaro. CCM es un sitio de tecnología líder a nivel internacional y está disponible en 11 idiomas.

Consulta también

0 Comentario