Ahorrar con prácticas eco-responsables

Noviembre 2016


Algunos años después del nacimiento de Green IT o tecnologías verdes, las prácticas eco-responsables se instalan poco a poco en el mundo corporativo, a un ritmo, no obstante, menos elevado que el anunciado hace algunos años.

En este contexto, ¿cuáles son actualmente los beneficios reales de las prácticas de desarrollo sostenible en las empresas? ¿Además de los beneficios para el medio ambiente, las inversiones sostenibles tienen un impacto real sobre sus finanzas e indirectamente sobre su desarrollo?

Ricoh, uno de los líderes mundiales de las soluciones de impresión, forma parte de las empresas que integra las prácticas de desarrollo sostenible en diferentes niveles de sus actividades.

Corinne Grapton, Directora de Negocios de Excelencia y Relaciones Estratégicas de Ricoh France, detalla lo que las prácticas eco-responsables aportan a Ricoh y da consejos a las empresas que desean comprometerse en una gestión similar.



CCM - ¿Cómo se manifiesta concretamente la política "eco-responsable" de Ricoh?

Corinne Grapton - En Ricoh, la política eco-responsable se manifiesta en primer lugar a nivel industrial y el ecodiseño de nuestros productos. Incluso antes de fabricar el producto, procuramos saber cómo revalorizarlo. Pensamos en la elección de las materias primas, la revalorización de los insumos (como el tóner de impresión), la herramienta de industrialización con fábricas cero residuos o incluso en la cadena logística, favoreciendo el transporte por tren por ejemplo. Actualmente entre el 98 % y el 99 % de nuestros productos son revalorizados.

De la misma manera, más del 55 % de residuos reside en la utilización de nuestros materiales por los clientes. Ponemos en ejecución con este fin una política de acompañamiento a los clientes para ayudarles a optimizar la utilización de nuestras soluciones (por ejemplo: consumir menos papel), con el fin de actuar sobre el 55 % restante.

A estas problemáticas medioambientales se añade un aspecto social, también importante. Sensibilizamos a nuestros colaboradores que hay que consumir menos a través de actividades realizadas en nuestras filiales.



CCM - ¿No es una inversión con pérdida, este tipo de política?

CG - Desde hace años, las filiales de Ricoh tienen como objetivo reducir 1 % al año por empleado el consumo de CO2, con un reporte medioambiental que se realiza cada trimestre.

Estos compromisos deben ser tenidos en cuenta ya que somos firmantes del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

La ecuación entre reducción de CO2 y ahorro financiero es evidente. Por ejemplo decidimos comprar nuestros propios vehículos de transporte, éstos pueden ser caros al principio, pero se consume menos en resumidas cuentas y se gasta menos al final. Hay que invertir a veces para obtener este ahorro. El objetivo no es realizar ahorros inmediatamente, sino a largo plazo. El hecho de sensibilizar a los colaboradores a este tipo de paso modifica los comportamientos, incluido dentro de la empresa.

Además, hay un componente social que se añade al componente medioambiental, necesitamos establecer una relación humana con nuestros empleados y realizamos esto particularmente a través del "Green Life Style", que tiene un impacto directo para la empresa. Por ejemplo, en el marco de este programa, organizamos formaciones de eco-conducta, el hecho de comportarse mejor implica menos accidentes, lo que es de interés para nuestros trabajadores, como para la empresa. Esto quiere decir menos bajas laborales, ahorros por reparación de vehículos, etc.

Las prácticas de eco-conducta se traducen también por un consumo de gasolina reducida del 15 al 20 %. Una ganancia que se refleja de manera positiva sobre el presupuesto de gasolina de nuestros colaboradores.



CCM - ¿El hecho de dar a conocer sus acciones en materia de desarrollo sostenible tiene una resonancia sobre las ventas del producto Ricoh? ¿En cuáles proporciones?

CG - En la actualidad, incluso antes de preguntarnos el precio de nuestros materiales, nuestros clientes nos plantean preguntas simples como: "¿Quiénes somos? ¿Qué hacemos en materia de desarrollo sostenible?". En efecto, los criterios sobre el desarrollo sostenible son cada vez más importantes en las licitaciones.

Nuestros clientes esperan pruebas, hechos y resultados de nuestra gestión y no se contentan de un eslogan "Green" para estar convencido de ello.

¿Por qué? Porque aceptando nuestros productos, mejoran su imagen. Hay signos muy visibles por las cuales nuestros clientes identifican la sinceridad de nuestra gestión. Por ejemplo la elección del transportista cuando enviamos los productos. Evidentemente si éste llega con un camión vetusto y de embalajes desgarrados, no es bueno para nuestra imagen, y por consiguiente para la suya.



CCM - Sabemos que muchas empresas practican el "Green washing" para cuidar su imagen, sin llevar realmente una política de desarrollo sostenible. ¿Acaso este tipo de actitud causa daño a la imagen de las empresas realmente comprometidas en esta gestión?

CG - Sí. Esto ya se produjo en el marco de una licitación a la cual respondimos. La presentación de marketing de un competidor era mucho más vendedora que la nuestra. Sin embargo, llevamos muchas más acciones de desarrollo sostenible. Un mejor marketing de sus acciones de desarrollo sostenible, incluso modestos, basta para convencer a un cliente en ciertos casos.

Es un hecho, no podemos hacer nada contra el "Green Washing". Tomamos nota de estas prácticas, concentrándonos en lo esencial, para saber obtener el reconocimiento de los actores más influyentes en el dominio del desarrollo sostenible, la prenda de credibilidad y de los resultados concretos. Ricoh es mundialmente reconocido en materia de responsabilidad social de empresas y desarrollo sostenible y esto durante varios años consecutivos.



CCM - ¿Según la experiencia de Ricoh, cuáles acciones simples y poco costosas una empresa puede poner en ejecución para iniciar una gestión de desarrollo eco-responsable, particularmente en cuanto al dominio de impresiones e impresoras?

CG - El dominio de las impresiones e impresoras es el dominio en el cual hay más cosas por hacer y los resultados a obtener. Todo comienza con la elección del material. El criterio del rendimiento ecoenergético es muy importante y no es juicioso concentrarse exclusivamente en el precio.

Hay por supuesto una optimización del parque para impresiones, reduciendo el número de materiales y utilizando impresoras multifunctionales.

El comportamiento de los usuarios frente al papel también es un incentivo muy importante, especialmente respecto al carácter confidencial de las informaciones impresas. Con criterios diferentes: "¿es útil imprimir o archivar este documento? ¿un envío simple y electrónico no es suficiente? Lo que es crucial, es preguntarse: "¿cómo esta información debe ser tratada?" antes de imprimir el archivo.

Estos cambios pasan por una política de impresión que también favorece otras prácticas: la impresión por ambas caras del papel o en blanco y negro por defecto, incitar a los empleados a recibir su nómina u otro documento importante por correo electrónico, etc.

Es posible reducir hasta el 50 % la impresión de papel poniendo en ejecución buenas prácticas y compartir el material de impresión. Esto, conservando una calidad de servicio comparable.


Sitio web de Ricoh




Consulta también :
El documento «Ahorrar con prácticas eco-responsables » de CCM (es.ccm.net) se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo siempre y cuando respetes las condiciones de dicha licencia y des crédito a CCM.