iPad: introducción

Diciembre 2016


El Ipad de Apple ha dado mucho qué hablar. Esperado por muchos después de una campaña publicitaria excepcional y calificada como "mágica", este nuevo dispositivo encarna el concepto de innovación de la llamada "convergencia tecnológica".

El iPad nos ofrece tanto las noticias como la televisión, el teléfono (a través de la telefonía por internet), el acceso a la bandeja de entrada del correo electrónico, las revistas, los archivos de imágenes o de música, la agenda, la calculadora, la biblioteca y la conexión a internet, es decir, nos permite acceder a los mismos programas de los convencionales y pesados ordenadores de escritorio, pero con la ventaja de una conexión permanente (en el caso de los que cuentan con la versión 3G) y de un transporte fácil debido a su liviano diseño.
Evidentemente, existen algunos defectos que ciertos malintencionados no dejarán de resaltar. Algunos de los argumentos utilizados por estas personas son que el iPad no es un verdadero teléfono o que no ofrece todas las herramientas de un ordenador moderno. Sin embargo, la respuesta a esta crítica es muy simple: no se trata ni de un teléfono ni de un ordenador ni tampoco de un reproductor mp3 o una cámara fotográfica digital, sino de un nuevo concepto aparte. Se podría decir que el iPad es el primer gran representante público de una nueva hazaña tecnológica.
Muchas personas están dispuestas a apostar que el iPad es el primer producto de su clase que encontrará su lugar de manera natural en mucho hogares, no como cualquier producto a poseer, sino como un producto bastante útil, práctico y hasta....¿mágico?


Consulta también :
El documento «iPad: introducción » de CCM (es.ccm.net) se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo siempre y cuando respetes las condiciones de dicha licencia y des crédito a CCM.