Balance de blancos

Julio 2017



Presentación


La fotografía digital se distingue por la posibilidad de una edición electrónica de la imagen. De esta manera, la cámara fotográfica atribuye a la imagen una temperatura de color lo más parecida posible a la realidad, compensando los diversos dominantes coloreados.
La luz del ambiente y una medición realizada por la cámara son dos factores que permiten determinar el balance de blancos.

Funcionamiento



En una fotografía, la luz juega un rol crucial en el color de los diversos elementos presentes. Las fuentes luminosas no tienen siempre la misma temperatura de color: una lámpara halógena corresponde a aproximadamente 3200° Kelvin mientras que la luz del día se estima en 5500° kelvin (en promedio). La cámara fotográfica cuenta con un ajuste automático de balance de blancos que permite medir la temperatura de ambiente con el fin de que los colores reales se parezcan lo más posible a los colores en la imagen. En ese caso, la cámara compensa rápidamente y de manera digital la imagen al integrar una temperatura inversa.

Así, por ejemplo, si el dominante es cálido (naranja), al igual que con una lámpara halógena, la cámara compensará con un filtro frío (parecido al azul) para obtener una imagen con un color equilibrado.
En el registro del formato de imágenes sin modificaciones (Raw), el balance de blancos no está necesariamente integrado a la imagen. Es balance es asociado a la foto, como un filtro, dejando al fotógrafo la opción de integrarlo o no en el momento de la edición en el ordenador (computadora).

Ajuste manual


En muchas cámaras fotográficas digitales, es posible regular manualmente el balance de blancos. Por ejemplo, las cámaras réflex tienen modos de balance predefinidos en función de las diversas temperaturas de las fuentes luminosas:
  • Soleado: aproximadamente 5200° Kelvin, corresponde a la luz exterior. Este modo debe utilizarse en un clima despejado.
  • Sombra: aproximadamente 7000° Kelvin.
  • Nublado: aproximadamente 6000° Kelvin.
  • Luz de tungsteno: aproximadamente 3200° Kelvin, lámpara halógena o lámpara de mesa de noche.
  • Luz fluorescente: aproximadamente 4000° Kelvin, al igual que las lámparas de neón, son muy comunes en las oficinas y en los centros comerciales.


Asimismo, es posible encontrar un ajuste o regulación personalizada del balance de blancos. Esta opción permite hacer un ajuste más preciso que el automático, siempre y cuando la luz del ambiente permanezca igual.
Para realizar el balance de blancos es necesario tomar una primera foto en modo automático, indicar a la cámara la función de colocar la imagen obtenida en referencia para el resto de la serie. A continuación, se debe seguir tomando fotos que tendrás un balance de blancos idéntico al de la primera imagen.
Para optimizar este balance, muchas cámaras utilizan una superficie gris como referencia la cual deberá ser colocada en la primera imagen. Esta superficie es llamada "tarjeta gris" o "carta gris" (gris neutro al 18%) y permite restituir al máximo los colores reales de una escena. Algunas cámaras también cuentan con un degradado de gris que permite manejar mejor una sobre o sub-exposición.

Post-edición



Los programas de edición de imágenes tales como Photoshop, The Gimp o Photofiltre cuentan con herramientas de administración de color. Un uso correcto de estas herramientas permite corregir fácilmente un mal balance de blancos realizado en el momento de la toma.
De manera contraria al ajuste realizado con la cámara, esta forma de balance de blancos no es realizado en función de una medida electrónica, sino en función del criterio del fotógrafo quien deberá identificar y corregir los dominantes demasiado fuertes. En este caso es recomendable, incluso indispensable, trabajar con una pantalla calibrada.
En estos programas, la imagen puede pasar por varias herramientas tales como el balance de colores (cian/rojo, magenta/verde, amarillo/azul), niveles de color (rojo, verde y azul) y matiz del color.
Algunos programas (sobre todos los diseñados para las tomas en estudio y a la edición directa) ofrecen al fotógrafo la posibilidad de tomar un gris neutro ("carta gris") en referencia y guardar en memoria este balance de blancos de un conjunto de fotos.
Las cartas de colores también son de gran ayuda para la calibración colorimétrica de una fotografía. Las diversas cartas pueden constar de 20 a 140 "parches" de color aproximadamente. Cada "parche" tiene un matiz preciso y corresponde a un valor numérico. Al momento del ajuste del balance de blancos en el programa de edición, el usuario selecciona cada color asociándolo al valor numérico con el fin de obtener un rendimiento lo más parecido posible a la realidad.

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 3 de enero de 2012 a las 20:50 por Carlos-vialfa.
El documento «Balance de blancos» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM (es.ccm.net) como tu fuente de información.