La regla de los tercios

Diciembre 2016


Presentación


En fotografía, la regla del número áureo ha sido simplificada por la regla de los tercios. Esta regla se basa en el principio de proporción y equilibrio de la imagen el cual tiene sus orígenes en el arte pictórico. Asimismo, esta regla se basa en el análisis de la imagen.
De esta manera, el sujeto visible en la fotografía es colocado en un lugar preciso de la composición el cual es considerado conveniente y agradable por el ojo del espectador.
El ojo humano repasa instintivamente lo que ve de izquierda a derecha y de arriba abajo. Basándose en este principio, la regla de los tercios divide una imagen en tres partes iguales horizontal y verticalmente teniendo en cuenta el lugar que ocupa el sujeto en el conjunto de la imagen.

Funcionamiento




Para comprender bien y poner en práctica esta regla, el fotógrafo debe analizar la imagen en todo su conjunto y visualizar los diversos elementos de su composición. Asimismo, el fotógrafo debe determinar el o los sujetos principales para hacer que resalte en concordancia con su entorno.
La regla de los tercios consiste en dividir el cuadro en tres partes horizontales y tres partes verticales. De esta manera, es posible proyectar una reja imaginaria como se puede observar en la imagen de la izquierda. Cada línea corresponde a un eje base. Ubicar el sujeto en la intersección refuerza aún más la composición.
Al orientar el centro de interés de la fotografía hacia uno de los lados, el fotógrafo logrará facilitar al espectador la lectura de la imagen. Esta lectura puede ser aún más fácil si el fotógrafo ubica al sujeto a la izquierda ya que el ojo humano está acostumbrado a leer de izquierda a derecha.

Aplicación


La regla de los tercios se aplica en diversos campos de la fotografía y sirve de gran ayuda para la composición de la imagen (retrato, paisaje, reportaje, macrofotografía, fotografía de animales, de moda, de deportes, etc).
Evidentemente, mientras más elementos tenga una imagen, más difícil será poner en práctica esta regla. Por esta razón, es recomendable empezar concentrándose en un solo elemento, sobre todo, en el sujeto principal de la imagen. Con un poco más de experiencia, el fotógrafo (quien manejará la manera de componer sus clichés) podrá componer con mayor facilidad el conjunto de la foto (uno o varios sujetos, el entorno, el segundo plano, etc). Lo más importante es no dudar en hacer cambios en el espacio a fin de encontrar el buen ángulo que permita la posición adecuada de los diversos elementos en el cuadro.

Como todo regla, la regla de los tercios puede ser pasada por alto. La división en tres partes horizontales y tres partes verticales es de gran ayuda para la composición. Sin embargo, es necesario haberla comprendido bien de antemano y haberla utilizado en diversos contextos antes de atreverse a aplicarla libremente.


Consulta también :
El documento «La regla de los tercios» de CCM (es.ccm.net) se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo siempre y cuando respetes las condiciones de dicha licencia y des crédito a CCM.