La fotografía de arquitectura

Septiembre 2017



Presentación


La fotografía de arquitectura se encarga de hacer tomas de los exteriores o interiores de edificios, de su estructura y de su acondicionamiento. En este tipo de fotografía se utiliza varias técnicas para depurar la fotografía y mantener el sujeto principal en primer plano: respeto de las perspectivas, dominio de la exposición, eliminación de elementos indeseables. Para obtener los mejores resultados, los fotógrafos de arquitectura deben utilizar un material y técnicas minuciosas y específicas.

Funcionamiento y técnicas

  • Perspectivas: mantener el conjunto de líneas de un edificio es un desafío constante para el fotógrafo de arquitectura. Si se fotografía el sujeto en picado o contrapicado, las líneas del edificio presentarán incoherencias y el conjunto de referencias verticales y horizontales, que son rectas, no lo serán más en la imagen. Para corregir estos defectos, el fotógrafo utiliza varios métodos complementarios: una cámara completamente derecha, uso de un trípode, un esmerilado cuadriculado, un objetivo de descentralización y correcciones a través de programas en ordenador (computadora) de ser necesario.

  • Iluminación: ya que el edificio es un sujeto fijo, el fotógrafo debe tener mucha paciencia para obtener la mejor iluminación en el exterior. Si la estructura se encuentra a la sombra el fotógrafo tendrá que enfrentarse a una gran diferencia de luminosidad entre ésta y el cielo. En este caso es necesario encender una lámpara muy luminosa para otorgar la iluminación suficiente al edificio. En el interior, las ventanas con más luminosas que la habitación por sí misma. Para evitar la super-exposición de estas aperturas, el fotógrafo puede intentar usar un alumbrado artificial como, por ejemplo, un flash o hacer una toma en HDR (High Dynamic Range).
  • Elementos indeseables: para depurar la escena y hacer destacar el sujeto, el fotógrafo puede recurrir a varias opciones desde la toma de la imagen hasta el post-tratamiento. Asimismo, para hacer desaparecer a los peatones en una toma exterior, el fotógrafo puede optar por disminuir la velocidad de obturación. Por ejemplo, en un tiempo de exposición de varios segundos un posible peatón no aparecerá nítido en la imagen. En el interior, el fotógrafo debe prestar atención a todos los detalles que pudieran perjudicar la escena: una lámpara mal colocada, un mueble al revés, sombras muy fuertes, etc.
  • El retoque: con el mismo propósito de depurar la escena, el fotógrafo puede "borrar" los elementos indeseables que no pudo esquivar durante la toma. Asimismo, el retoque permite trabajar en la iluminación, los contrastes, los colores de la fotografía con el fin de hacer destacar el sujeto fotografiado.

Material


  • La cámara de gran formato: aunque es cada vez menos utilizada en la actualidad, esta cámara ha sido utilizada durante decenas para la fotografía de arquitectura. Gracias a un soporte sensible de gran formato y a un conjunto de elementos articulados, el fotógrafo puede superar los problemas de deformación y de perspectivas que encontraría en una 24x36. Esta cámara permite obtener tirajes de gran formato con detalles muy específicos.
  • El gran angular: permite obtener un gran ángulo de campo para encuadrar totalmente una estructura. Sin embargo, un gran angular tan grande causa una ligera deformación en los bordes del encuadre. Los fabricantes han hecho grandes progresos desde hace varios años para corregir estas deformaciones. Esta es una razón más que explica que los fotógrafos de arquitectura hayan utilizado por tantos años las cámaras de gran formato ya que éstas permiten utilizar objetivos de mediana distancia focal con el mismo ángulo de campo de un gran angular.
  • El objetivo de descentralización: este dispositivo permite mantener la cámara totalmente derecha mientras que la lente se desplaza. Asimismo, permite corregir las perspectivas que podrían resultar deformadas con un objetivo estándar.


  • El trípode: herramienta indispensable para este tipo de fotografía ya que al igual que un nivel de burbuja permite estabilizar la cámara y, sobre todo, trabajar con precisión en el encuadre. El trípode debe soportar el material pesado y ser colocado a la altura suficiente para optimizar la toma en picado y contrapicado.
  • El cabezal de cremallera micrométrico: es adherido al trípode y permite que el fotógrafo alcance una precisión milimétrica para un encuadre minucioso. Un cabezal 3D estándar se vuelve difícil de maniobrar con un material pesado (una cámara de gran formato, por ejemplo) ya que con el tamaño del objetivo el cabezal podría volcarse.

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 2 de diciembre de 2011 a las 16:23 por Carlos-vialfa.
El documento «La fotografía de arquitectura» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM (es.ccm.net) como tu fuente de información.