Filtros fotográficos

Mayo 2017



El filtro fotográfico es un dispositivo que se coloca delante o detrás del objetivo con el fin de conseguir un efecto colorimétrico en una fotografía. Los filtros fotográficos vienen en varios colores y permiten dar una tonalidad determinada a la imagen.
Anteriormente, los filtros eran frecuentemente utilizados para compensar un color dominante en función de la iluminación ambiente y de la película utilizada. En las cámaras fotográficas digitales el uso de los filtros fotográficos ha quedado restringido debido a la posibilidad de lograr un balance de blancos de manera electrónica.

Filtros enroscables



El filtro enroscable se coloca delante del objetivo (la gran mayoría de los objetivos poseen un anillo roscado de diámetro específico, este anillo está señalado en la cámara y en las descripciones técnicas del producto).
Los filtros de colores ya no son utilizados por los fotógrafos de cámaras digitales, aunque eran muy apreciados por los fotógrafos de antes ya que, por ejemplo, el filtro rojo permitía reforzar los contrastes en las fotografías a blanco y negro.
Los filtros más utilizados son los filtros UV y los filtros polarizadores.
El filtro polarizador circular es un tipo de filtro no fijo. Su principal utilidad es la de filtrar la luz polarizada de manera rectilínea, es decir, que con solo girar el filtro el fotógrafo podrá atenuar o reforzar un reflejo o incluso un contraste demasiado fuerte como, por ejemplo, una nube blanca más reflectante que el cielo.

Portafiltros



El portafiltros es un dispositivo que permite utilizar filtros de cristal, de policarbonato o de gelatina gracias a un anillo que se adapta al diámetro del objetivo. Los filtros son colocados en este dispositivo el cual tiene varios compartimientos. Es posible colocar un filtro diferente en cada compartimiento.
El portafiltros es más utilizado en el cine, pero en vez de ser enroscado directamente, es puesto en un soporte (generalmente hecho de tubos) el cual se coloca justo delante de la lente.
En fotografía, el portafiltros es de mayor utilidad para los fotógrafos que tienen varios objetivos ya que en lugar de comprar un filtro por objetivo, estos fotógrafos pueden adquirir un solo portafiltros que puede colocarse delante de todos sus objetivos a través de anillos de adaptación poco costosos.
Es necesario señalar que algunos filtros, como los filtros degradados, solo pueden ser utilizados con un portafiltros ya que el filtro enroscable no puede asegurar un buen eje con este tipo de filtros. La ventaja de usar filtros degradados con un portafiltros es que el fotógrafo podrá regular el degradado con solo subir o bajar el filtro.
En la actualidad Cokin es el líder entre los fabricantes de este producto ya que con cuatro series correspondientes a filtros de diferente tamaño.

Filtros de gelatina



Los filtros de gelatina son flexibles y evitan degradaciones significativas de la calidad de la imagen. Por lo general, la medida de este tipo de filtros es de 10cm x 10cm y una de sus mayores ventajas es que son divisibles. Algunos objetivos (gran angular o fisheye) no cuentan con el anillo roscado (debido sobre todo a una lente muy gruesa que se encuentra delante de ellos). Sin embargo, estos objetivos cuentan con un compartimiento posterior en cual es posible colocar un filtro. Además, en estos casos también es posible utilizar un portafiltros.
Este tipo de filtros son cada vez más difíciles de encontrar ya que los principales fabricantes (Wratten, LeeFilter, Cokin o Singh-Ray) han reducido significativamente su producción.



Imágenes tomadas de: Piktus-Cokin, Hama.

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 20 de noviembre de 2011 a las 18:18 por Carlos-vialfa.
El documento «Filtros fotográficos» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM (es.ccm.net) como tu fuente de información.