Formatos de almacenamiento de imágenes

Noviembre 2016




Presentación



Una vez modificada la imagen por el sensor, la cámara te ofrece varios modos de almacenamiento: JPEG, Raw o Tiff. Cada formato de archivo tiene una relación de compresión diferente, algunos alteran un poco más la calidad de las fotos.

JPEG, el más utilizado



El formato JPEG (Joint Photographic Experts Group) es el más utilizado en la fotografía digital. Ofrece una buena relación entre el tamaño del archivo y la calidad de la imagen y es apreciado por la mayoría de los fotógrafos. Las cámaras ofrecen diferentes niveles de compresión JPEG, cada nivel reduce el tamaño del archivo. Mientras mayor sea la compresión, menor será la calidad de la imagen, pero se guardará más rápidamente.

El mayor inconveniente del formato JPEG es la tasa de compresión, que puede volverse una molestia para un fotógrafo detallista por la pérdida de cierta información y la disminución de la calidad de las imágenes al ser retocadas.

La principal ventaja del formato JPEG es la compresión que optimiza el almacenamiento de las imágenes y su universalidad. No importa si la imagen JPEG se utiliza en la Web o se envía a un amigo, el archivo será leído por cualquier navegador o programa de visualización.

Raw, imagen en bruto




Raw (crudo en inglés) es un formato de almacenamiento que permite guardar un archivo totalmente en bruto. Este tipo de formato también permite guardar los diferentes arreglos independientemente, como el balance de los blancos por ejemplo, en lugar de integrarlo directamente en la imagen por compresión. El archivo obtenido en bruto es ligeramente comprimido sin pérdida (contrariamente al JPEG) en un formato propio de cada fabricante: .nef para Nikon, .cr2 para Canon, .arw para Sony, .ptx para Pentax, etc. El tamaño de los archivos obtenidos es más consecuente que en JPEG porque la imagen es menos comprimida.

Este formato no es universal, por lo que se necesita forzosamente un programa específico para leerlo y modificarlo. Incluido por el fabricante al comprar la cámara, el programa lee su archivo en bruto y también puede modificarlo con el fin de poder utilizarlo luego.

Los programas de retoques o de edición de imágenes, como Photoshop, Lightroom o Capture One permiten modificar el archivo Raw. También existen varios programas gratuitos, como FastStone Image Viewer, que permite leer fácilmente este tipo de archivo.

TIFF, un archivo pesado pero de calidad



TIFF(Tagged Image File Format) es un formato de archivo de imágenes digitales. No comprimido, permite guardar una calidad óptima para el retoque o edición, o incluso para la impresión porque es leído por la mayoría de los programas de visualización. Sin embargo, el defecto que tiene es el gran tamaño de los archivos en comparación con Raw o con JPEG fine (JPEG menos comprimido). De hecho, el formato ha sido dejado de lado en las cámaras de fotos por la falta de capacidad de almacenamiento y sobre todo por el excesivo tiempo tomado entre fotografía y fotografía. Al guardar, un archivo más pesado demora más tiempo de ser trasladado a la tarjeta de memoria, impidiendo así al fotógrafo realizar la siguiente fotografía de manera rápida.

Este tipo de formato es preferible guardarlo en el ordenador por su calidad máxima y la disminución de los riesgos de deterioro de la calidad de la imagen durante la transferencia. Este formato puede ser leído por diferentes programas y permite obtener impresiones de gran calidad.


Consulta también :
El documento «Formatos de almacenamiento de imágenes» de CCM (es.ccm.net) se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo siempre y cuando respetes las condiciones de dicha licencia y des crédito a CCM.