Accesorio para unas buenas fotos con flash

Noviembre 2016


El flash permite sacarnos de apuro en muchas situaciones difíciles: sujeto bajo sombra, luz ambiente demasiado baja, cámara fotográfica limitada técnicamente. No obstante, muchos fotógrafos se resisten a utilizarlo ya que consideran que esta luz no es muy ventajosa. Sin embargo, existen accesorios que permiten sacar lo mejor de esta fabulosa herramienta.

El difusor


Una de los mayores problemas del uso del flash, es el brillo que produce en el sujeto fotografiado. La luz a veces es demasiado fuerte: el difusor permite disminuir la intensidad del flash, y de homogenizar la luz blanca, sobre todo cuando el sujeto está demasiado cerca. Existen diversos tipos de difusores, pero el objetivo siempre es atenuar la luz del flash. Un truco sencillo consiste en colocar un trozo de servilleta de papel delante del flash.
Referencias: Soft Screen de Lumiquest.

El reflector



El uso del flash como reflector es un buen medio de conseguir una luz ambiente más intensa. Para esto es necesario un flash externo orientable (flash tipo cobra), y dirigirlo hacia un muro o hacia el techo. Algunos colocan además un trozo de cartón blanco con un elástico en la vertical, a fin de dirigir un poco de esta luz hacia el sujeto. También podemos encontrar accesorios especialmente diseñados para optimizar el uso del flash como reflector.
Referencias: Midibouncer de Lumiquest.

La caja de luz



La caja de luz es un difusor mejorado. En la parte de adelante, encontramos una superficie opaca, como un papel calca. El interior está compuesto de superficies plateadas que permiten redirigir un máximo de luz y conservar una iluminación intensa. A diferencia del difusor, la luz es mejor redirigida.
Referencias: Softbox de Lumiquest, Micro Apollo de Lastolite.

Los filtros de colores



El color del flash no siempre corresponde al de la luz ambiente del escenario. Por otra parte, es por esta razón que rápidamente podemos darnos cuenta si un fotógrafo la ha utilizado o no. Para compensar y uniformizar la iluminación, lo más fácil es adaptar el color del flash a las lámparas presentes en la pieza. Por ejemplo, para una iluminación con lámparas halógenas, utilizaremos un filtro amarillo; para neón, un filtro celeste, etc. En las tiendas de fotografía se pueden encontrar filtros tipo gel. Lumiquest vende también un kit de filtros.
Referencias: Fxtra de Lumiquest.

Soporte para flash


Cuando el flas es colocado justo encima del objetivo, la luz tiende a aplanar la imagen. La ausencia de sombras, incluso suaves, aplana las formas del rostro por ejemplo. Para usar el flash externamente, podemos utilizar un soporte que se fijará a la cámara por medio de la rosca utilizada para fijar la cámara a un trípode. Existen diversos tipos de soportes, deberás utilizar el que más te conviene.

Cable para flash externo



Para utilizar el flash de manera externa, es indispensable un cable para sincronizar el disparo del flash con el disparo de la foto. Los cables de marca que se encuentran en las tiendas de fotografía permiten conservar la medida de luz y el automatismo (E-ttl, i-ttl, etc). Lamentablemente, la longitud de estos no supera los 60 cms. Si utilizas el flash de manera manual, necesitaras un cable de sincronización de flash: de 2 a 10 metros, éste se fija de un lado al conector de la carcasa de la cámara previsto para esto, y del otro lado al flash. Si la carcasa de tu cámara no posee este conector, puedes utilizar un pequeño adaptador.
Referencias: Canon OC-E3, Nikon SC-28, Inter Image, Cable de sincronización para extensión de Kaiser (3,5 o 10m).

Inalámbrico



Para disparar el flash a distancia, puedes utilizar un sistema de rayos infrarrojos (por alrededor 30€) de Inter Image.
Lamentablemente, el infrarrojo presenta algunos inconvenientes: el alcance es bajo y sobre todo la señal es muy sensible a las interferencias. A diferencia de los sistemas Canon y Nikon, que superan los 150€, el de Inter Image no conserva la medida TTL. Por lo tanto, utilízalo para un uso manual.
Referencias: IRTRIG de Inter Image.

Un mini trípode



Si vas a utilizar el flash externamente, puedes fijarlo para que se sostenga solo. Los fotógrafos de estudio utilizan trípodes especiales para la iluminación. Debido a su gran volumen, no son muy prácticos para su uso en ambientes exteriores. El mini trípode es una buena alternativa, los podemos encontrar de todo tipo y a todo precio. El de Manfrotto, llamado Trípode de mesa, cuesta alrededor de 25€: además puedes agregarle una rotula y una mini columna telescópica.
Referencias: Mini trípode 209 de Manfrotto.

Un fondo sencillo



En fotografía de retrato o naturaleza muerta, el fondo permite despejar al sujeto de un segundo plano a veces demasiado cargado. Para creer un fondo uniforme, puedes utilizar un papel blanco de gran formato, que lo puedes encontrar fácilmente en las tiendas de bricolaje o de artes plásticas. Si deseas, Colorama vende fondos en PVC de 1 m x 1.30 m, en diversos colores por unos veinte euros. El fondo es reutilizable, en mate o brillante.
Referencias: Colormatt y Colorgloss de Colorama.

El cinefoil o blackfoil


Los accesorios para flash suelen ser un poco caros, sobre todo si lo vas a usar ocasionalmente. El snoot, un accesorio en forma de cono, permite dirigir la luz con precisión. Para fabricar uno, puedes utilizar cinefoil, un papel de aluminio mate, flexible y solido. El snoot, es solo un ejemplo, puedes divertirte fabricando diversos accesorios para tu flash.
Referencias: Cinefoil de Rosco

Consulta también :
El documento «Accesorio para unas buenas fotos con flash» de CCM (es.ccm.net) se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo siempre y cuando respetes las condiciones de dicha licencia y des crédito a CCM.