Haz una pregunta »

Cómo iniciarse en Linux

Mayo 2016

Para el funcionamiento de un PC es necesario un sistema operativo que administre los recursos (procesador, memoria, tarjeta gráfica, lector de DVD, quemador, etc.). Un PC sin un sistema operativo, es como un automóvil sin motor, no sirve para nada.


Qué es Linux

Linux es un sistema operativo, similar a Windows, disponible para PC. En realidad Linux es únicamente el núcleo, sin interfaz gráfica ni interfaz de usuario ni programas. Para tener un sistema operativo como GNU/Linux, es necesario añadirle una serie de programas y utilidades.

La interfaz gráfica de Linux es un programa como cualquier otro, por lo que existen muchas interfaces gráficas, siendo las dos más difundidas GNOME y KDE.

Además, ya que la licencia de Linux (el núcleo) es libre (código fuente disponible y modificable libremente) y gratuita, puedes crear tu propio sistema operativo Linux. Es por ello que existen una gran cantidad de sistemas operativos GNU/Linux, llamados distribuciones. Sin embargo, no todas las distribuciones son gratuitas. Por ejemplo, Linspire y Red Hat son dos distribuciones de pago. Igualmente la distribución Mandriva tiene una versión de pago y otra gratuita. Las distribuciones más difundidas son Ubuntu, Mandriva, Suse, Fedora y Debian. El sitio distrowatch.com da una lista de casi todas las distribuciones existentes.

Qué son los Live CD

Si deseas probar Linux sin modificar la configuración actual de tu PC, puedes utilizar un Live CD. Este te permitirá arrancar un sistema Linux sin tener que instalarlo en el disco duro. Todo se cargará en la memoria, lo que implica que trabajar con un Live CD será siempre más lento que trabajar con un sistema operativo instalado.

Cuando retires el Live CD y reinicies el PC encontrarás la configuración inicial de Windows sin ninguna modificación. Con un Live CD, dispondrás de un sistema operativo completo, la mayoría de programas (multimedia, ofimática, Internet, etc.) están disponibles. También puedes acceder a las particiones de los discos duros, por ejemplo para recuperar documentos en caso de que el sistema se cuelgue y no se pueda acceder desde Windows. También puedes utilizarlo en un PC antiguo sin disco duro para hacer un servidor de archivos por ejemplo.

Qué distribuciones Linux en Live CD elegir

Para saber qué distribuciones Linux elegir, lee el artículo http://es.ccm.net/faq/sujet 266 Elegir una distribucion Linux. En este enlace encontraras una lista de distribuciones en Live CD. Entre las más difundidas, están Knoppix, Mandriva One y Ubuntu

Cómo utilizar los Live CD

Para utilizar un Live CD, es necesario descargar el archivo ISO, grabarlo y configurar la secuencia de arranque.

Cómo descargar el archivo ISO del Live CD

Utiliza siempre los mirrors oficiales para las imágenes de distribuciones GNU/Linux. Algunos usuarios bajan las imágenes de las distribuciones con Emule (o alguno similar) y obtienen un archivo RAR o ZIP. Luego, no logran instalarlo o probarlo, ya que generalmente la grabación está corrupta, sin la zona de arranque (no booteable).

La imagen de una distribución GNU/Linux siempre tiene el formato ISO, que es el formato oficial y estandarizado. El archivo ISO está listo para ser grabado sin necesidad de hacer ninguna manipulación extraña. No hay necesidad de utilizar programas de compresión o descompresión (como Winzip, Winrar, Izarc, etc.) o programas que permitan modificar el contenido de las imágenes. Por lo general, estas manipulaciones solo destruirán la zona de arranque del CD (o DVD) y echarán a perder la grabación, sin contar la pérdida de tiempo.

Sin embargo, puedes descargar utilizando el protocolo BitTorrent (considerado como P2P). Los enlaces de descarga utilizando el protocolo BitTorrent (extensión *.torrent) por lo general son proporcionados para bajar los mirrors oficiales de descarga GNU/Linux. La descarga será mucho más rápida que utilizando los protocoles HTTP o FTP sin dejar de ser fiable.

Por otro lado, evitas las sorpresas descargando las imágenes ISO de DVD. Un DVD tiene generalmente más de 4 GB y cada sistema de archivos tiene sus propios límites en cuanto al tamaño de archivos. Estos son los tamaños máximos de los archivos de los principales sistemas de archivos actualmente estables:

FAT 32 : archivo limitado a 4 GiB (GibiBit o sea 2^30 bits).
NTFS: 16 EiB (ExbiBit o sea 2^60 bits).
Ext2 y Ext3: 16 GiB hasta 2 TiB (TebiBit o sea 2^40 bits).
ReiserFS: 8 TiB con la versión 3.6 y 4 GiB con la versión 3.5.

Es por eso que debes grabar las imágenes ISO de DVD de más de 4 GB en NTFS (especialmente cuando trabajes en Windows), de la Ext2/3 o del ReiserFS versión 3.6.


Cómo grabar el archivo ISO (utilizar de preferencia un CD/DVD regrabable)

Para ello, debes seleccionar la opción Grabar una imagen<bold> en tu programa de grabación y no <bold>CD de datos. Támpoco es necesario descomprimir o modificar el archivo ISO. Solo debes grabar la imagen ISO con la opción Grabar la imagen.

Si no tienes un programa de grabación, entonces en el siguiente enlace encontrarás una lista de programas gratuitos:
http://es.ccm.net/faq/sujet 346 programas de grabacion gratuitos.

Se recomienda verificar la integridad de los CD grabados, incluso cuando la grabación parezca haber terminado sin problemas.

Algunas distribuciones como Fedora proponen, cuando se hace la instalación, la verificación de los CD grabados. Evidentemente solo se continuará con la instalación de Linux si la integridad de los CD/DVD ha sido verificada.

Para mayor información, leer: Grabar una imagen de disco.


Cómo configurar la secuencia de arranque

Debes ir a la BIOS (presionar sucesivamente las teclas F12, DEL, SUPR u otras según la BIOS) para configurar la secuencia de arranque de tal forma que el lector de CD/DVD esté en primer lugar.

Solo te queda poner el Live CD en la unidad de CD/DVD y reiniciar el PC. Ahora, el Live CD se ejecutará y se configurará automáticamente (algunos Live CD, piden que se cree una cuenta provisional, solo por el tiempo de uso del Live CD). De esta forma accedes al sistema GNU/Linux.

Observación: algunos Live CD pueden ser instalados en el disco duro como es el caso de Knoppix o Kaella. No obstante, pueden ocurrir ciertos problemas. Por lo tanto, los usuarios que no tengan experiencia y deseen instalar Linux en el PC, es preferible que elijan una distribución instalable en vez de un Live-CD.

Cómo instalar Linux

Es posible instalar Linux y Windows en un mismo PC y elegir durante el arranque el sistema con el que se desea trabajar. Además, se recomienda que los usuarios que no tengan conocimiento de Linux instalen los dos sistemas operativos de modo que en caso de problemas o dudas puedan pasar a Windows.

Nota: de preferencia primero instala Windows y luego Linux, ya que Linux al igual que Windows instala un bootloader. Este programa permite ejecutar los sistemas operativos presentes en el PC. El problema con el bootloader de Windows es que no reconoce de manera nativa otros sistemas operativos diferentes a Windows, contrariamente a Linux. Y como durante la instalación, el bootloader borra el existente, será mejor instalar Linux después de Windows.

Cómo particionar el disco duro

Para poder instalar Linux, hay que reservarle un lugar. Para ello, se debe particionar el disco duro.

Observación: la mayoría de distribuciones más utilizadas permiten, durante la instalación, particionar el disco duro. En la mayoría de los casos es propuesto un particionamiento automático.

Al menos será necesario crear una partición raíz / entre 7 y 10 gigas y una partición swap. La regla dice que el tamaño debe ser el doble de la memoria del PC. Entonces si se tiene 256 MB de RAM, el archivo swap tendrá 2 x 256 MB = 512 MB.
Sin embargo, un swap de más de 1 GB es innecesario, entonces para los que tienen más 512 MB de memoria, un swap de 1 GB es suficiente.

Además, es posible crear una partición /home que equivale más o menos a Mis Documentos. Esto permite separar de un lado el sistema y los programas y, de otro, tus documentos personales.

Cómo hacer el 'multibooteo' de Windows/Linux

Comienza instalando Windows, luego Linux. En el caso de que Windows aún no esté instalado, bastará con particionar el disco como te convenga, antes de la instalación de Windows, luego seguir con Linux.


Cuando Windows ya esté instalado y el disco duro esté lleno, tendrás que reducir la partición de Windows (NTFS, FAT32, FAT16). Por supuesto, tendrás que haber limpiado el disco duro antes de empezar el redimensionamiento, ya sea copiando los datos en un disco externo o en otra partición, lo que es posible si tienes algunos gigas en el disco duro en cuestión. De este modo pasarás de una partición a otra con los datos.

No es necesario formatear totalmente el disco para reiniciar la instalación de Windows, ni suprimir todos los datos personales, solo hará falta liberar suficiente espacio para crear las particiones Linux. Podrás fácilmente redimensionar las particiones del disco con un Live CD GParted.

Será necesario que crees una partición de intercambio en FAT32, que es el único sistema de archivos que los dos sistemas son capaces de leer y escribir sin error. Debes meter en esta partición todos los datos que puedan servirte cualquiera que sea el sistema operativo utilizado.

Una vez que la instalación de Windows (si fuese necesario) y el particionamiento estén terminados, lanza la instalación de Linux, en la mayoría de los casos, el particionamiento automático reconocerá Windows para obtener el mejor modo de particionamiento posible. Recuerda dejar el espacio libre previsto para Linux. El programa de instalación se encargará de particionar y formatear el espacio libre.

Atención: si debes elegir el particionamiento manualmente, no olvides el Swap, la memoria virtual de Linux (se creará simplemente una partición 1.5 veces más grande que la memoria RAM).

Cuáles son las distribuciones más recomendadas

En la mayoría de casos, Mandriva, Suse, e incluso Ubuntu son recomendados ya que están destinados a usuarios neófitos.

Cómo instalar las distribuciones de Linux

La instalación de la mayoría de distribuciones, especialmente de aquellas destinadas a los neófitos es igual de simple que la instalación de Windows.

La principal diferencia con la instalación de Windows está en el nombre de los lectores y discos duros (particiones). Los lectores y discos duros (particiones) en Windows son designados con una letra C:\, D:\, E:\, etc. En Linux, es diferente, cada lector o disco duro (particiones) es designado: para los discos ide con hdLC, para los discos sata con sdLC, para los lectores ide con hdL y para los lectores sata con sdL. L es una letra que designa la posición del disco o lector, el primer disco o lector (master) será designado con la letra a, el segundo con la letra b, etc. C es una cifra que designa la posición de la partición en el disco, la primera partición será designada con la cifra 1, la segunda con un 2, etc.

La mayoría de las distribuciones permiten, durante la instalación, elegir los programas que deseas instalar. Al final de la instalación de una distribución dispondrás de todos los programas necesarios para el uso diario del PC.

Consejos y observaciones antes de pasar a Linux

Un sistema GNU/Linux es fácil de utilizar

Instalar y utilizar cotidianamente un sistema GNU/Linux no es tan difícil como algunos quieren hacerte creer. Basta con saber ejecutarlo correctamente, como toda tarea. Con las versiones destinadas al público en general como Mandriva, Suse o Ubuntu, Linux está al alcance de todos.

Sin embargo, cualquiera sea tu sistema operativo, es necesario consagrarle tiempo para familiarizarte con él (con Windows también se necesita algo de tiempo para comprenderlo). En efecto, con Linux, vuelves a comenzar de cero, debes volver a aprender a utilizar el ordenador ya que prácticamente todo es diferente: la organización de archivos, la forma de nombrar a los dispositivos, la instalación de software, etc.

Por lo tanto, si crees poder estar operativo desde el primer arranque de Linux, instálalo. Pero si no vas a dedicar suficiente tiempo al aprendizaje de Linux, entonces su uso corre el riesgo de ser extremadamente difícil. No pases a Linux si no tienes suficiente tiempo para dedicarle.

No es posible hacer funcionar programas para Windows en GNU/Linux

Cada software está concebido para funcionar en un solo sistema operativo (y para una arquitectura dada). Así, un software concebido para Windows no podrá ejecutarse en Linux y viceversa, lo mismo para Mac.

Sin embargo, ciertos programas están disponibles para varios sistemas operativos como por ejemplo Mozilla Firefox, que tiene una versión para Linux, Windows y Mac OS (entre otros).

A pesar de que los programas para Windows no puedan ser utilizados en Linux, existe un gran número de programas equivalentes que permiten efectuar las mismas tareas.

Observaciones: para aquellos que desean, a pesar de todo, hacer funcionar un programas para Windows en Linux, existe el proyecto Wine. Este proyecto tiene por objetivo que los programas para Windows se ejecuten en Linux. No se trata de un emulador como Vmware o incluso Qemu. El objetivo es de reescribir todos los archivos de sistema, los famosos DLL, de modo que las llamadas a programas Windows se conviertan en llamadas que sean interpretadas por Linux. No obstante, este proyecto aún está en fase de desarrollo y no es raro encontrar dificultades en su utilización.

Es necesario mencionar igualmente los proyectos comerciales derivados de Wine como Cedega, especializado en juegos. Para los juegos, se puede utilizar también los loki-installers, de muy fácil uso. Se observa que ciertos loki-installers se basan en Wine/Cedega y otros que permiten hacer correr los juegos nativamente. También puedes descargar Crossover, especializado en la ofimática (Ms Office, Photoshop, Internet Explorer, etc.).

Cómo configurar el administrador de paquetes en Linux

A diferencia de Windows, en Linux es posible instalar los programas desde los depósitos FTP. En efecto, la mayoría de distribuciones dispone de un gestor de programas. Este gestor se conecta a servidores FTP que contienen centenares de paquetes.

La configuración por defecto de un administrador apunta a los almacenes oficiales de la distribución concernida que agrupan los paquetes de actualización del sistema (navegador Internet, lectura de vídeo, audio, ofimática, etc.). Ahora bien, los almacenes no contienen todos los softwares disponibles en Linux. Para ello, hay que configurar el administrador de su distribución. La mejor manera de poder configurar su distribución es informándose en el sitio de la comunidad hispanohablante de la distribución.

En Mandriva, el administrador es urpmi y es configurable desde el sitio EasyUrpmi o en español desde Uptodown. En Suse el administrador es Yast. En Ubuntu, el administrador es apt (su interfaz gráfica es synaptic).

Después de esto, será posible instalar casi todos los softwares disponibles en Linux desde su administrador.

Consejo: de preferencia siempre instala un paquete desde el administrador a fin de garantizar la coherencia de tu sistema especialmente durante la actualización hacia una versión superior de tu distribución.

Cómo saber si tu 'hardware' es compatible con GNU/Linux

Este es seguramente el defecto más grande de Linux. En efecto, siendo Windows el sistema operativo que domina ampliamente, los constructores de equipos informáticos proveen con frecuencia únicamente los drivers para Windows.

Aunque la mayoría de dispositivos estándares funcionarán sin problemas y aun cuando los principales actores del mundo informático se interesan cada vez más en Linux (DELL, Intel, etc.), ciertos dispositivos como los de Wi-Fi no funcionan en Linux o lo hacen con grandes dificultades de instalación, siendo necesario a veces hacer modificaciones complicadas para permitir el reconocimiento o gestión del hardware. Por lo tanto, antes de lanzarse a la instalación de Linux, es preferible verificar la compatibilidad del hardware. Mejor aún, si es antes de la compra del equipo.

Para ello, puedes probar con un Live CD, por ejemplo, prueba el Live CD de Ubuntu antes de instalarlo definitivamente. En el caso de una impresora, comprueba que se encuentre registrada en este sitio: LinuxPrinting. Se puede también comprobar en la página de la distribución, por ejemplo de Mandriva, Ubuntu o deSuse. Para los PC portátiles, visita Linux on Laptops. También puedes consultar la página Linux-Drivers.

En la mayoría de los casos, los problemas tienen que ver esencialmente con los dispositivos Wi-Fi, así como con algunos scaners y otros dispositivos llamados exóticos.

Afortunadamente, la situación tiende a mejorar. Para los dispositivos Wi-Fi, los drivers llamados genéricos deberían estar disponibles pronto, ofreciendo de este modo un mejor soporte para Wi-Fi en entorno Linux.

Además, los drivers de las tarjetas gráficas (ATI y Nvidia proveen los drivers para Linux, pero los de ATI parecen ser de una calidad mediocre) cuya instalación, hasta ahora, se hacia desde la línea de comandos, están disponibles actualmente en los almacenes de las distribuciones. Puedes entonces pasar por el administrador de paquetes para instalarlos.

Saber más

Introducción
Linux no es Windows
Cómo utilizar Knoppix como CD de rescate
Cómo verificar la integridad de las descargas - md5sum

Consulta este artículo sin tener que estar conectado, descárgalo gratis aquí en formato PDF:
Como-iniciarse-en-linux.pdf

Consulta también

En la misma categoría

Linux - Débuter sous Linux
Por Zempachi el 23 de mayo de 2006
Linux - Come cominciare
Por Casamarce el 1 de abril de 2014
Linux - Como iniciar no Linux
Por ninha25 el 11 de febrero de 2010
El artículo original fue escrito por Zempachi. Traducido por Carlos-vialfa.
El documento «Cómo iniciarse en Linux» de CCM (es.ccm.net) se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo siempre y cuando respetes las condiciones de dicha licencia y des crédito a CCM.