Por qué la generación Z es un universo difícil para las marcas

Mayo 2017

La generación Z, Echo-Boomer u otros términos se utilizan para designar esta nueva generación de consumidores nacida desde 1991 y emblemática de la web 2.0.

Los miembros de esta generación Z, familiarizados con las redes sociales, expertos en las aplicaciones móviles, plataformas de compartimiento y de descarga de contenidos en línea o tecnologías táctiles ven a sus primeros representantes transformarse en consumidores distintos.

Para numerosos observadores, su sensibilidad a flor de piel, su facultad de expresión y su control de herramientas sociales en internet los hacen un blanco de marketing distinto de la generación precedente, llamada generación Y.

Una evolución ilustrada por el lanzamiento de una primera gama de teléfonos dirigida muy particularmente a los elegidos de la generación Z por el fabricante LG. El perfil del consumidor Z es muy distinto del perfil del consumidor promedio.

La generación Z es hipersocial e hipercrítica

Angela Cross-Bystrom, responsable de la planificación estratégica de la startup americana DOJO, especializado en la comunicación de productos culturales, detalló un retrato interesante de la generación Z. Según esta experta del buzz, las personas de la generación Z (muy emocionales) conjugan un gran control de las redes sociales y un gusto por el compartimiento de opinión de los productos y las marcas en Internet, principio de los mecanismos llamados virales.

En otras palabras, son un tipo de embajadores de las marcas en Internet ya que comentan, opinan, juzgan y critican según su humor y su nivel de apego con dicha marca. Comprenden lo que significa el hecho de etiquetar una foto y lo que implica un juicio positivo de un producto con el botón Like o Me gusta por ejemplo, lo que llama la curiosidad a otros miembros.

Esta sensibilidad los hace más herméticos a las viejas tácticas de marketing porque utilizan métodos más eficaces para construir su marca personal, así como el efecto viral asociado con las redes sociales y la recomendación personal, que los distinguen de otros usuarios.

Un control intuitivo de los mecanismos del marketing web 2.0 no es un objetivo. No recibir del mismo modo las estrategias de marketing por parte de la generación Z no es necesariamente una mala noticia ya que hay nuevos modos de comunicarse con ellos.

La generación Z no es tan escéptica hacia la publicidad, sino mucho más crítica y discriminante en la elección de los productos que las generaciones precedentes.

Son predicadores los miembros de la generación Z para las marcas

A causa del peso de los comentarios compartidos sobre los productos y por la autoridad de algunos de sus pares, los miembros de la generación Z serían, según la experta, influenciados cada vez más rápidamente por las respuestas sociales aportadas a sus preguntas sobre productos o marcas por ejemplo. La rapidez de estas respuestas disminuiría el tiempo que les es necesario para escoger un producto.


Consecuencia para las empresas: "hay que ver a los miembros de la Generación Z como aliados del marketing, implicarles y abastecerles de medios cada vez más originales para que hagan para nosotros el trabajo de evangelización. Lo que implica construir relaciones de larga duración con ellos".

Una prueba que los miembros de la generación Z son en lo sucesivo un blanco significativo para las marcas es que el fabricante LG lanzó hace un tiempo una gama de smartphones específicamente para ellos, llamada Wink Series, que integra numerosas funcionalidades que facilitan el uso de las redes sociales y enriquece las posibilidades de expresión.

Saber más

Los representantes de la generación digital se adaptan fácilmente a los cambios

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 1 de julio de 2015 a las 02:07 por Carlos-vialfa.
El documento «Por qué la generación Z es un universo difícil para las marcas» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM (es.ccm.net) como tu fuente de información.