Uso de lectores biométricos

Mayo 2017

Para administrar las entradas a comedores, numerosos colegios e institutos optaron por la biometría. La identidad de los alumnos es confirmada por el reconocimiento del contorno de su mano y por el ingreso de su código secreto. Sin lectura de las huellas dactilares, un sistema que no es autorizado en las escuelas, es una solución que acude a la tecnología 3D para registrar la forma de la mano.

Desde hace algunos años, el instituto Rodin en París es equipado de dos lectores biométricos RCM Alise. Diariamente, 800 alumnos colocan su mano en estos aparatos para abrir las puertas e ingresar al comedor de su centro de estudios. Sabrina Lopez, administradora del establecimiento escolar, que siguió toda la implementación del sistema, nos cuenta su experiencia al utilizar esta tecnología de biometría.



CCM - ¿Cuál es el tamaño del instituto Rodin en París?

Sabrina Lopez - El instituto Rodin está situado en el XIII distrito, en París. El establecimiento cuenta con 1 500 alumnos y 800 utilizan el comedor escolar.



CCM - ¿Cuál son las necesidades que le llevaron a aplicar la biometría en el comedor escolar?

S.L. - Antes del uso de la biometría hace unos años, el restaurante escolar fue equipado de tarjetas magnéticas clásicas. Pero la gestión era algo complicada, particularmente con problemas de olvido o de pérdida de la tarjeta magnética por parte de los alumnos.

Teníamos una persona encargada de anotar los nombres de los alumnos en el momento del ingreso al comedor y que debía luego ingresarlo al programa. Por lo que era bastante pesado de administrar.



CCM - El principio de la utilización de la biometría levantó un debate?

S.L. - Tuvimos muchas discusiones en el consejo de administración, sobre todo a título informativo, antes de la implementación de la biometría. El tema fue discutido con los padres, los representantes de los alumnos y los representantes de la región, antes de ser votada. En ese entonces, son las colectividades que se mostraban en contra de este principio, pero después de discusiones el representante de las colectividades no había votado contra. Los profesores, por su parte, no utilizan este sistema biométrico.

Los lectores biométricos están equipados de una cámara, que toma una imagen del contorno de la mano. Estas imágenes son únicamente utilizables por esa máquina. De nuestra parte, no tenemos ningún acceso a estas imágenes.



CCM - ¿Cómo fue recibido el uso de la biometría por los alumnos, los primeros usuarios de esta solución?

S.L. - En el momento de la colocación de los lectores biométricos, los padres y los alumnos estaban presentes. Estaban de acuerdo con su uso porque es divertido y porque esto les evita los riesgos de olvidos de las tarjetas magnéticas.



CCM - ¿Cómo se realiza la utilización de estos lectores biométricos a diario?

S.L. Tenemos dos accesos al comedor, una máquina en cada entrada. Los alumnos ponen la mano en el lector e ingresan su código. A principios del año, el ingreso era un poco lento porque los alumnos no recordaban su contraseña, pero al cabo de una semana, la tenían memorizada.

Uno de los principales argumentos en contra, en el momento de la implementación de la biometría, era la pérdida de tiempo en el momento del escaneo, pero no es el caso. Las personas a carga del servicio recalcaron incluso que permitía facilitar el flujo de los alumnos.



CCM - ¿La elección de la biometría representa una ganancia del tiempo para el establecimiento?

S.L. Efectivamente es una ganancia del tiempo, ya que antes había que destinar a una persona que se encargue de la gestión de los alumnos antes y después de la comida. Esto representaba una hora del tiempo para recoger los nombres de cada alumno que había olvidado su tarjeta y descontar la comida equivalente. La ganancia del tiempo es financiera ya que ya no es necesario comprar una tarjeta magnética para cada alumno. Esto representaba un costo de 2,5 € por tarjeta. Teníamos que hacer 800 al año, el cálculo es rápidamente hecho. En cambio, cada aparato de biometría nos costó cerca de 2 000 €.



CCM - ¿El sistema también permite una mejor gestión de las comidas?

S.L. - Con las tarjetas magnéticas y el lector biométrico no cambia nada en cuanto a la visibilidad global sobre las comidas de los alumnos. En cambio, como hay un contador en los lectores biométricos, el chef ve exactamente cuántos alumnos están desayunando, lo que no era el caso en caso de olvido de las tarjetas magnéticas.



CCM - ¿Fue una solución simple de implementar?

S.L. - Fueron los responsables de Alise quienes vinieron a instalar todo. No necesitamos una capacitación específica, ya que el sistema es muy simple y muy legible. Cuando el sistema fue implementado, como era en el transcurso del año, tuvimos un lector biométrico suplementario en préstamo para poder registrar a todos los alumnos. Luego, lo hacemos a principios del año. Esto forma parte de la integración de los alumnos.

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 28 de septiembre de 2013 a las 00:40 por Carlos-vialfa.
El documento «Uso de lectores biométricos » se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM (es.ccm.net) como tu fuente de información.