Linux: programas abiertos para no bloquear el desarrollo empresarial

Junio 2017


El INSERM (Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica) de Francia es uno de los organismos públicos precursores en la implantación de Linux y del software libre dentro de sus servicios informáticos. Una introducción de lo que se hizo escalonadamente y que integra actualmente aplicaciones libres como la suite colaborativa OBM y el programa para compartir archivos Linshare. Aunque el formato propietario es un componente del funcionamiento del establecimiento público, el 95 % de sus aplicaciones funcionan con Linux.

Patrick Lerouge, responsable de las redes nacionales francesas y de la seguridad operacional en el Departamento de sistemas de información de INSERM, nos cuenta las ventajas en términos de funcionamiento y proyectos de desarrollo de nuevas aplicaciones móviles.



CCM - Inserm progresivamente adoptó a Linux en su arquitectura de red. ¿Cómo se desarrolló esta migración?

Patrick Lerouge - El primer sistema en producción en Linux llegó el 1 de enero de 2000 en una de las regiones administrativas de INSERM. Éste ha sido generalizado a partir de 2001 en todas las regiones de Francia.

Se trataba de cambiar el sistema de mensajería que funcionaba con Unix Solaris de Sun Microsystems. En 2001, las mensajerías de INSERM eran regionalizadas y llevaban totalmente diferentes nombres de dominio. Las máquinas se habían vuelto obsoletas en las regiones, por lo que hubo que renovarlas. Durante una reunión para determinar el futuro de la arquitectura de red, la mayoría de nosotros estaba en favor de Linux porque había una continuidad de cultura con UNIX. En 2001, 5 servidores por región funcionaban con Linux para el soporte de la infraestructura DNS y de la mensajería.

Una etapa importante fue para nosotros la creación de un sistema de voto electrónico para nuestras comisiones. Fue la primera aplicación nacional en integrar el software libre. Actualmente, el 95 % de nuestras aplicaciones funcionan con Linux.



CCM - ¿La migración hacia Linux representó una gran inversión?

PL - En primer lugar, es una idea falsa de creer que el open source es gratuito. Hace falta un soporte técnico que es de pago. En INSERM, no conozco con exactitud el ratio de programas propietarios y programas libres porque las nuevas aplicaciones son puestas en funcionamiento cada día. Pero de un punto de vista económico se ahorra.

Solo utilizamos programas libres. Nuestras aplicaciones financieras y de recursos humanos utilizan bases de datos Oracle. La dificultad, es que Oracle sólo soporta ciertas distribuciones de Linux y esto implica un cierto número de limitaciones. Toda una cadena de certificaciones nos es impuesta.

En término de inversión, no hubo suplemento de gasto porque debíamos de todos modos reemplazar a los antiguos servidores por servidores Intel por los cuales obtuvimos precios interesantes, gracias a la competencia de las ofertas.

Desde el punto de vista de la inversión en tiempo y recursos humanos, no hubo cambio notable. Ya teníamos la cultura Unix y emigrar a Linux sólo necesitó una adaptación ligera.



CCM - ¿Acaso este paso provocó dificultades de adaptación para los usuarios?

PL - No ninguno. Poca importancia tiene la arquitectura del parque informático, los puestos de trabajo de los usuarios funcionan siempre con Windows o Mac OSX. Por lo que no hay cambio.



CCM - ¿Utiliza varias soluciones libres (suite colaborativa OBM, Linshare), cómo las escogieron?

PL - Las escogimos en función a varios criterios. A partir de 2008, progresivamente centralizamos nuestra mensajería a la cual queríamos añadir un componente colaborativo. Publicamos una licitación para escoger la solución la más adaptada, consultamos la prensa, en la web y discutimos con varios editores antes de escoger.

Para que nuestra decisión sea la más pertinente y las más independiente posible, la experiencia guió nuestra decisión. Nuestra elección finalmente fue la solución colaborativa OBM (con licencia GLP V2), que propone un componente de mensajería.

Queríamos concordar lo más posible con los estándares conocidos y evitar formatos propietarios que nos bloquearan en el largo plazo. Optamos por estándares abiertos con el fin de no limitar nuestro desarrollo. La ventaja de OBM, es que este groupware (métodos y herramientas de software que facilitan el trabajo en grupo, mejorando su rendimiento) no restringe el número de usuarios (ningún costo de licencia). Además, los programas eran conocidos por nuestros administradores de sistemas.



CCM - ¿Qué es lo que verdaderamente motivó la implantación de Linux en INSERM?

PL - En la Dirección de sistemas de información (DSI), comprobamos una ganancia de rendimiento en los sistemas informáticos, la seguridad y la estabilidad aumentada.

Esta evolución confirmó la cultura del software libre en INSERM, que ya habíamos adquirido con la utilización del programa del servidor Apache. Nuestros sistemas abiertos tienen configuraciones simples que ofrecen al administrador un buen control de los programas. Podemos contar con una amplia comunidad, muy reactiva, que interviene en caso de problemas de un programa. Las correcciones y los parches llegan muy rápidamente. Contrariamente a las correcciones que llegaban de manera trimestral para los programas propietarios, además de las certificaciones que tomaban tiempo obtener para tal o tal versión de un programa propietario.



CCM - ¿Ha desarrollado una aplicación para iPhone para los usuarios de INSERM, puede decirnos un poco más sobre eso?

PL - A causa de la introducción del programa colaborativo OBM, lógicamente necesitábamos converger hacia la movilidad para las aplicaciones como las agendas, los gestores de tareas, etc. El soporte de esta movilidad apareció muy marcadamente en las costumbres de nuestros usuarios, el iPhone. Sin embargo, se considera una apertura hacia otros terminales como Nokia y el OS de Google, Android.

Obtuvimos buenos resultados. Nos permite utilizar plenamente la solución de compartimiento de archivos Linshare ya introducida en INSERM. De hecho, en situación de movilidad en los salones o las conferencias, nuestros investigadores a menudo necesitan intercambiar archivos voluminosos y la aplicación iPhone servirá para este tipo de necesidad.



CCM - Vemos cada vez más establecimientos públicos reivindicar la utilización de programas con Licencia Pública General de GNU (conocida como GPL por sus siglas en inglés), pero pocas empresas lo hacen, por qué según usted?

PL - Es posiblemente una cuestión de cultura. Internet emergió del mundo académico, lo mismo que los plug-ins para la creación de aplicaciones informáticas y los estándares característicos del software libre. Si el mundo del software propietario penetra más el mundo privado es probablemente una cuestión de cultura

Consulta también

Publicado por Carlos-vialfa. Última actualización: 16 de febrero de 2013 a las 05:52 por Carlos-vialfa.
El documento «Linux: programas abiertos para no bloquear el desarrollo empresarial» se encuentra disponible bajo una licencia Creative Commons. Puedes copiarlo o modificarlo libremente. No olvides citar a CCM (es.ccm.net) como tu fuente de información.